GRUPO TENDENCIA

Tertulia ‘tuitera’ en el cine con WiFi

Tertulia ‘tuitera’ en el cine con WiFi

http://www.tendencia.com/2017/tertulia-tuitera-cine-wifi/

Tertulia ‘tuitera’ en el cine con WiFi

Noticias

Cambia por completo la experiencia de ver películas. Las redes invaden la gran pantalla con un experimento social que enciende el debate entre puristas y jóvenes en busca de un entretenimiento diferente.

5 junio, 2017

Ilustración Tendencia

Caía la tarde del miércoles 18 de enero. Una función especial poco convencional de una película local estaba por comenzar en Caracas, Venezuela. En la sala tibia –llena por completo- se denotaba a un costado de la pantalla, grande y muy claramente legible, una línea de tiempo de Twitter. “¿La están pasando bien?” saltó al principio. Acto seguido, comenzó a fluir un río de hashtags, chistes, comentarios y emoticons. Inició la proyección. “Quiero una franela y que los protagonistas la firmen jeje F12 (su butaca para el sorteo)”; y “chamo, la Oreo está bien cara” le siguieron.

La trama no podía prestarse mejor para un evento como el Social Movie, ideado por la exhibidora cinematográfica venezolana Cinex. Un mujeriego empedernido atraviesa la ‘crisis de la mediana edad’ y busca enseriarse en el amor, mientras es atormentado por la culpa de haber tenido tantas novias… a la vez. Por ello se titula El peor hombre del mundo. La modalidad consiste en romper las reglas que conocemos hoy de una proyección. ¿Prohibido el uso de celulares? Esta vez no. Téngalo en mano, con el brillo de la pantalla bajo, batería full cargada y en modo vibración, conéctese al WiFi del lugar y comente minuto a minuto qué le parece cada situación de la película.

La sala en penumbras se iluminaba a media luz por el blanco que irradiaban las pantallas de los smartphones en el transcurrir de una escena sugestiva de sexo que provocó un comentario como “la señorita de la H16 quiere el nombre del hotel”. El 1-2-3 fluyó en un orden poco común: mirada en el filme un par de segundos, carcajada tímida, tweet. Repetir. El éxtasis invadió con las incidencias de los actores y realizadores de la obra, quienes se conectaron en línea y participaron en el evento activamente desde sus cuentas.

“La idea surge porque hay muchas personas que cuando ven filmes tienen siempre el celular en la mano. Van escribiendo, revisando redes. Lo otro es que identificamos la necesidad de comunicarnos en ese momento. Por eso siempre se escucha a la gente hablando cuando ven alguna obra. En este caso, pueden escribir y publicar para que todos lo lean en el momento”, explica Daniel Vergara, gerente de mercadeo local y lealtad de Cinex.

“Tengo hambre” y “¿pendiente de unos tequeños?” acompañaban la cronología entre risas y el desparpajo característico del gentilicio local, todo en 140 caracteres. Un usuario publica la pregunta del millón: “¿quién está viendo la película?” y otro “ahora todos presumiendo que tienen cargador portátil”, comentarios, que se pasearon entre flirteos e indicadores de ocio.

El debate se encendió. Las opiniones están divididas. Pablo Gamba, crítico de cine, valora este acontecimiento como una alternativa divertida. “Lo interesante de la interacción es que puede expandir la relación con una obra. Realizar largometrajes concebidos justamente para la participación desde las redes es un nuevo campo que los artistas pueden explorar. Por ejemplo, una película política hecha para tuitear bajo esta modalidad sería muy atractivo. Podría generar debate, y más si participan los productores o el elenco”. Los resultados hablan por sí solos: la etiqueta propuesta alcanzó trending topic. Todos contentos, hermanados, cómplices del vicio virtual. Nadie se quejó. Resultó ser un encuentro social-virtual y lo que dijeron, por más insignificante que fuere, se leyó.

¿Será el próximo nuevo modo de ver una película en las salas comerciales de cine? Aunque algunos extrañaron tener que abrir con mucha cautela un paquete de snacks para no molestar a la audiencia con el ruido de la bolsa, muchas sonrisas delataron que se trató de un encuentro desestresante. Entre tanto, el plan de la exhibidora es realizar el evento de forma continua una vez por semana, durante todo el año.