GRUPO TENDENCIA

Franco Micucci: “Hay que recuperar la fe en Venezuela”

Franco Micucci: “Hay que recuperar la fe en Venezuela”

http://www.tendencia.com/2016/franco-micucci-hay-que-recuperar-la-fe-en-venezuela/

Franco Micucci: “Hay que recuperar la fe en Venezuela”

Entrevistas

El reconocido arquitecto venezolano compartió con Tendencia su visión actual sobre la arquitectura nacional, sus retos, la generación de relevo y como se proyecta esta profesión hacia el futuro.

9 agosto, 2016

RICOVERI, Antonio

En la actual coyuntura socioeconómica del país ¿Cuáles son los principales retos de la arquitectura en Venezuela?

Creo que el primer tema es la ciudad. Tenemos que construir más y mejores ciudades, no en cantidad sino en calidad de ciudadanía, y para ello se tiene que tener mayor consciencia del paisaje propio de cada ciudad. Lo segundo: que tengan más y mejores espacios públicos. Tercero, con mejores infraestructuras para el transporte, para la movilidad, para la colectividad y los servicios. Tenemos que construir ciudades con mayor sentido del vecindario, no de la urbanización o del barrio sino del espacio colectivo que es en el que vivimos. También hay que atender los problemas de barrios principalmente porque es la ciudad en crecimiento espontáneo, es más de la mitad de lo que tenemos en nuestras ciudades y eso requiere intervenciones mucho más severas que las que se han hecho en los últimos años, para dotarlas de lo que ellas necesitan y equipararse al resto de la ciudad. Necesitamos buena arquitectura institucional, hospitales de calidad no solamente en cuanto al servicio asistencial sino a infraestructuras dignas, con arquitectura funcional. También escuelas públicas de nivel, que no sea una exclusividad sólo de las privadas, con infraestructuras deportivas, culturales, auditorios y que además democraticen la educación; mejores proyectos de vivienda pública, vivienda social, vivienda privada, vivienda especulativa en el mercado inmobiliario y vivienda autoconstruida.

La conservación del acervo arquitectónico se respeta en Caracas, sin embargo es casi inexistente en el resto del país, viéndose constantemente amenazado. ¿Cómo incentivaría un cambio de esta realidad que permita respetarlo y levantarlo?

Uno de los temas más importantes en arquitectura tiene que ver con los temas de preservación, tanto de las figuras tradicionales de los centros históricos, como las piezas de valor patrimonial puntual. En algunos casos el patrimonio tiene una condición histórica, un valor histórico, pero siempre tendrá un valor arquitectónico que no tiene data; pudo haber sido hecho hace 5 años pero tiene tal valor arquitectónico que merece ser respetado y preservado. Aquí se comenten crímenes no sólo con lo que tiene valor histórico sino con algo que es reciente: alguien llega y lo remodela y lo modifica y por tanto pierde el valor original. Tenemos que aprender a respetar todo lo que existe, todo tiene valor.

¿Como aprendemos a respetar nuestra arquitectura?

Tenemos que iniciar con una primera etapa que tiene que ver con la educación, educar a la sociedad y ayudarle a comprender los valores de la arquitectura. En muchas ciudades han surgido grupos que buscan orientar a la ciudadanía dando tours acerca de la arquitectura de su ciudad sus espacios públicos para que la gente conozca. Nadie puede valorar o respetar algo que tiene si no lo entiende y no lo conoce, por eso insisto en el tema educativo. Una vez alguien comprende porqué algo tiene valor o que significado tiene, es capaz de quererlo y cuidarlo, y eso hay que promoverlo desde la figura del estado, las asociaciones civiles; las universidades también tienen un rol importantísimo en eso. Mantener una obra viva siempre y activa requiere mucho trabajo.

RICOVERI, Antonio

En algunas ciudades del país persiste un desorden en el tema urbanístico, en el que no se cumplen los parámetros entre lo privado, lo comercial, lo residencial y lo público. ¿Qué tanto afecta esto a la comunidad?

El tema de las zonas residenciales que migran a comerciales sin ninguna planificación tiene que ver un poco con cambiar los paradigmas que heredamos del siglo veinte. El concepto de ciudad de la modernidad que nos vendieron es la de uso segregado, de zonas residenciales contra zonas industriales contra zonas comerciales; allí se perdió algo que era propio de nuestra identidad y que ocurre en cualquier ciudad: sectores en los que los usos mixtos son un valor. De lo que se trata es que siempre haya ciudad, en una fórmula u otra; lo que se quiere es lograr una mejor relación entre ambos espacios, una relación de ciudadanía que es lo que creo que hay que reforzar.

Hoy urbanizaciones cierran sus calles por la inseguridad ante la falta de acción o sanciones de los organismos municipales. ¿Cómo plantearía revertir este escenario?

Lo que hay que eliminar en Venezuela —y eso lo podríamos definir como un síndrome— es temor a la ciudad. Vivimos como presos en ciudades del miedo, en las que todo lo que yo no conozca me produce temor porque me puede agredir o me afecta. Evidentemente los índices de violencia ratifican por qué vivimos en una sociedad de miedo, porque esa es una de las pocas cosas que nos afecta a todos por igual. Todo eso se revierte primero con un proceso de rescate de la ciudad como hecho público, donde tenemos que reencontrarnos como sociedad y dejar de vivir divididos en partes donde cualquiera puede agredirnos. Así aprenderemos a ser más amables y a entender que el otro piensa igual que yo a pesar de que tengamos distintos criterios de vida.

Entonces, ¿que debemos tener en cuenta para retomar la confianza en la ciudad?

Que todos somos iguales y merecemos la misma ciudad; una vez entendamos eso empezaremos a reconquistarla. Atacar los focos de violencia en distintos puntos de los barrios, resolviendo los problemas de espacio público, haciendo la ciudad más amable y más peatonal, menos vehículos cerrados —que son una burbuja que te aísla— y más transporte público que te permita compartir mientras te trasladas, servirán para generar ese cambio.

RICOVERI, Antonio

¿Como integrar los asentamientos espontáneos o áreas invadidas a un proyecto de desarrollo urbano?

Lo primero que hay que hacer es diferenciarlos. Algunas personas hablan de ciudad informal, otros de asentamiento espontáneo, otros de invasiones y son distintos grados. Para mi, barrio no es un término peyorativo, al contrario, es una valoración positiva de un sentido de comunidad que tiene un asentamiento. El carácter espontáneo tiene que ver precisamente porque esa comunidad se desarrolla a partir de la libre iniciativa de familias y personas que lamentablemente no fueron atendidas en algún momento. Hay que reconocer es que ellos existen y son parte de la ciudad, es un patrimonio con el que hemos aprendido a vivir y que para muchas personas representa su valor, el capital de una vida, de una persona que puso para construir su historia personal. Evidentemente hay zonas de riesgo, hay uno que otro problema, pero en general la mayor parte se puede conservar.

¿Con que se debería contar para lograr exitosamente la adaptación de estos lugares a la ciudad?

Evidentemente con mucho espacio público, con mejor accesibilidad, planes de transporte y de movilidad que tienen que ser mejores, reconociendo también sus cualidades; la tecnología contemporánea como el Metrocable, el uso de bicicleta en ciudades planas y otros sistemas diversos han demostrado que se puede mejorar la movilidad en esos sitios. Lejos de cambiarlo hay que fortalecerlo, haciendo que el barrio tenga su escuela, su centro de producción, su centro de empleo, su jardín de infancia, siempre dentro de la comunidad, reforzando el carácter local. Para mí esa es la gran clave.

El éxodo de arquitectos venezolanos ha sido importante en los últimos años. Cómo docente, ¿cómo incentiva a las nuevas generaciones para que permanezcan en el país o vuelvan para aplicar los conocimientos adquiridos en otras latitudes?

Hay que recuperar la fe en Venezuela. Sé que es difícil en tiempos de gran escepticismo, de una crisis muy marcada, predecir si los estudiantes se van a ir o se van a quedar. Tu responsabilidad es formar los mejores profesionales posibles para esta ciudad, este país y el mundo general. Por más aislados que estemos en este momento, seguimos siendo parte del mundo, del universo y de la comunidad global y por lo tanto tenemos que ser mejores profesionales. Si te vas, ojalá vuelvas, o indirectamente pongas el nombre del país en alto haciendo cosas buenas afuera, y eso forma parte de ser venezolano.

Es decir que salir a hacer carrera fuera de Venezuela no es darle la espalda al país, como muchos lo quieren hacer ver…

Venezuela no se queda en el territorio, eso es un eufemismo. Venezuela forma parte ya de esa aldea global y eso ya es inevitable desde que existe la globalización. Creo que al final hay futuro, este es un país que, como la naturaleza es pródiga, es pródiga también en seres humanos, un país en el que la comunidad joven crece y crece constantemente, por lo tanto nunca va a faltar talento. En ese sentido soy optimista, aunque se vayan muchos siempre vamos a quedar algunos.

De aplicarse cambios económicos importantes en el país ¿En que momento a futuro se reflejarían en la arquitectura y urbanismo nacional?

El cambio primordial, más que el económico o el social, es el político; y no me refiero a político en el sentido partidista, sino en el sentido de la aplicación de políticas públicas en general para todo lo que implica vivir en sociedad, lo que tiene que ver con la gobernancia en las ciudades, sus servicios, la calidad de planificación que se hace sobre los espacios públicos, sobre las formas de vida, sobre los proyectos de vivienda. Al haber un cambio político va a haber un cambio físico especial, de manera casi directa.

RICOVERY, Antonio

¿Y cómo podría darse ese cambio tan importante?

Para eso hay que tener más y mejores políticos que se formen para ser mejores alcaldes, concejales, mejores líderes comunitarios, porque no sólo es una responsabilidad de los que están en las instancias de gobierno, sino de los que ejercemos la contraloría de los gobiernos, sean locales, regionales y nacionales. Todos merecemos tener mejores gobiernos pero eso también implica que nosotros entendamos que significa ser gobierno, y a los gobernantes que herramientas deben tener para gobernar mejor y sobre todo en materia de ciudad, porque en el fondo todos creemos que sabemos hacer ciudad porque vivimos en una ciudad, pero no es tan sencillo como eso. Deben haber distintos formatos, mayores debates sobre los temas de la ciudad, debates argumentados, y para eso tenemos que mejorar la situación de las universidades, para que nuestros profesionales estén cada vez mejor formados y puedan hacer mejores aportes a la sociedad desde el sector público o privado, porque el sector privado construye a veces tanta o más ciudad que el sector público; por tanto creo que debe ser considerado como igualmente importante.

Para cerrar, quiero decir que aprecio que los medios estén preocupados por estos temas y generen tribuna constantemente sobre esto, porque creo que los medios también son parte del tema. En la medida que tengamos lectores mejor informados y más documentados en el fondo serán mejores interlocutores sobre los proyectos que van a recibir en sus propias comunidades y en sus propias ciudades. Creo en la necesidad de ser crítico; hacer crítica no solamente verbal sino también escrita, lo que va a contribuir a consolidar evidentemente mejores ideas.

Redes Sociales  | Instagram  |  Facebook | Web