GRUPO TENDENCIA

A propósito de Harambe: La controversial vida de los animales en cautiverio

A propósito de Harambe: La controversial vida de los animales en cautiverio

http://www.tendencia.com/2016/a-proposito-de-harambe/

A propósito de Harambe: La controversial vida de los animales en cautiverio

Noticias

8 junio, 2016

Una foto publicada por Cincinnati Zoo (@cincinnatizoo) el

Los zoológicos alrededor del mundo han mostrado ser instituciones que se mantienen para educar a la sociedad  y alentar a la conservación de las especies salvajes. Pero, desde las jaulas hasta los hábitats artificiales diseñados de acuerdo a las necesidades de cada animal, colocan a estos seres vivos a experimentar la vida en cautiverio. Situación que refleja consecuencias directamente en la calidad de vida de las especies.

Estos museos de seres vivos pretenden reflejar una realidad que no está al alcance de todo el mundo. La vida salvaje que llevan las distintas especies en su hábitat natural es algo que se ha tratado de recrear por décadas, pero que no se ha podido consolidar en zoológicos debido a la constante intervención del hombre tratando de moldear las conductas de los animales.

Esta situación ha traído más consecuencias negativas que positivas, a lo largo de los años se ha visto cómo los animales que viven en cautiverio (dependiendo de su especie) pueden tener conductas agresivas o inusuales constantemente. Uno de los casos más relevantes es el de los parques Sea World en Estados Unidos, en los que una de sus orcas, Tilikum, fue responsable de la muerte de dos entrenadoras y una persona.

El documental Blackfish, que mostró la historia de Tilikum como protagonista, refleja las realidades de la vida en cautiverio de las orcas en los parques que funcionan en parte como zoológicos. Esta especie ha presentado desviaciones en sus aletas dorsales debido a las pequeñas piscinas que tienen destinadas para vivir, dentro de los cuales se limitan significativamente sus espacios para nadar y se reducen sus años de vida. 

Además del trauma psicológico que sufren los animales al vivir en cautiverio, es necesario resaltar los maltratos que en la mayoría de los casos son empleados para llevar a las especies dentro de las instalaciones, eventos que afectan directamente al desenvolvimiento de la vida del animal dentro de su nuevo hábitat.

La preparación para manejar emergencias es otra de las grandes fallas dentro de los parques que acogen especies de naturaleza salvaje. Un ejemplo reciente es el accidente del pasado mes de mayo en el Zoológico Metropolitano de Chile, en donde dos leones fueron sacrificados luego de que un hombre con conductas suicidas entrara a su jaula y las autoridades tuvieran que acabar con la vida de los animales para evitar que  lo lastimaran.

Entonces, aquí se plantea la pregunta: ¿Se puede considerar “segura” una instalación en la cual un hombre puede entrar con facilidad al espacio donde habitan animales carnívoros?

Hay zoológicos con grandes vacíos en los protocolos y las medidas de seguridad, situación que da cabida para que este tipo de accidentes ocurran, inclusive cuando los animales no muestran conductas agresivas.

Harambe, el orangután de 17 años que fue sacrificado en el zoo de Cincinnati luego de que un niño de 4 años cayera accidentalmente en su jaula el pasado 28 de mayo, ha sido uno de los accidentes que más ha causado conmoción para los amantes de los animales en los últimos 10 años. Esta lamentable situación ha llenado las noticias mundiales al mostrar que autoridades de zoológicos mantienen sus parques funcionando sin poder asegurar el bienestar ni de los animales ni de los visitantes, con consecuencias como muertes innecesarias. Este primate no había mostrado conductas agresivas durante sus años dentro del zoológico.

Jane Goodall, considerada la experta es primatología más importante del mundo, se pronunció ante el accidente diciendo que al observar detalladamente lo ocurrido llegó a la conclusión de que el gorila parecía estar intentando abrazar al niño, colocando su brazo a su alrededor, como lo hizo la gorila hembra Binti Jua en un zoológico de Chicago en 1996. En este caso, un niño de 3 años cayó dentro del hábitat de los gorilas y Binti Jua lo protegió de los otros animales y lo llevó a la puerta de la jaula para que fuera asistido por los empleados del zoo.

Las autoridades alegan que las medidas de acción adoptadas fueron las necesarias y que las volverían a tomar debido a que se salvó la vida de un niño, pero no se toma en cuenta la posible situación en la que también se pudo haber salvado, también, la vida de un gorila.

¿Se acerca el fin de los encierros?

Los casos aislados son muchos, pero la situación que engloba las condiciones deplorables de vida de los animales en cautiverio es un problema que cada vez se observa con más atención bajo la luz pública.

PETA es una de las organizaciones que lucha activamente por los derechos de los animales que ha tenido más influencia dentro de la sociedad. Su campaña Sea World of Hurt se inició conjuntamente con dos exentrenadores de Sea World en 2013 y demandaron a los parques por el secuestro de 5 orcas que mantenían en pequeños tanques distribuidos a lo largo de sus instalaciones en Estados Unidos. Luego de ganar parte del caso, Sea World tuvo que dejar de criar orcas dentro de sus tanques, convirtiendo a la generación actual en la última en vivir en cautiverio.

En 2013, Costa Rica se convirtió en el primer país del mundo en cerrar sus zoológicos para modificarlos en jardines botánicos. Las autoridades ambientales de esta isla que alberga el 4% de la diversidad del mundo, enviaron un mensaje a la comunidad internacional para que los animales vivan libres de jaulas, preservando las especies y reubicando a los animales que necesiten de cuidados en centros de rescate y zoológicos privados dedicados al bienestar animal.

En Venezuela existen más de 15 zoológicos a lo largo del territorio nacional, entre los más resaltantes podemos encontrar en Mérida el Parque Los Chorros de Milla, en Caracas el Parque de Caricuao y en Punto Fijo el Parque zoológico de Paraguaná. Dentro de los cuales, las condiciones de vida de los animales no son las más óptimas.

Al hablar de las malas condiciones bajo las cuales los animales hacen vida en el país, puede que el caso más llamativo sea el del Parque Zoológico Metropolitano del Zulia. En 2015, la sociedad civil inició una campaña para la intervención y destitución de las autoridades de la institución, debido a las condiciones precarias en las que se mantenía en funcionamiento el parque. Grupos activistas como la Asociación para la Defensa y Protección de los Animales (ASODEPA), la Asociación Protectora de Animales Manatí y la Asociación Protectora de la Fauna Silvestre (Asoprofasil), formaron parte de la campaña y denunciaron la gestión del director del Zoológico, Leonardo Núñez, debido a la muerte de animales bajo su supervisión. Estas asociaciones se mantienen en lucha por una mejor calidad de vida animal en Venezuela, aunque cabe destacar que las autoridades gubernamentales y la Asamblea Nacional aún no emiten respuesta ante las peticiones realizadas.

Cada vez hay más personas que se suman para que los animales tengan una vida digna en libertad dentro de sus hábitats naturales. Los parques Sea World han bajado significativamente sus ventas de entradas y se han visto en la necesidad de dejar de criar orcas en cautiverio, mientras que cientos de personas se han pronunciado negativamente ante el asesinato de animales por la negligente gestión de los zoológicos. El mal manejo de los parques, más que las protestas de activistas a favor de los derechos de los animales, es lo que está acabando con la popularidad de estos mismos y puede que sea lo que eventualmente los llevé a su cierre definitivo alrededor del mundo.

(Fuentes: CNN, BBC, Jane Goodall Organization, PETA, Diario La Verdad)