GRUPO TENDENCIA

Solveig Hoogesteijn, artista por vocación

Solveig Hoogesteijn, artista por vocación

http://www.tendencia.com/2013/solveig-hoogesteijn/

Solveig Hoogesteijn, artista por vocación

Perfiles

1 diciembre, 2013

CAMACHO, Álvaro

Cuando Solveig Hoogesteijn empezó a tener conciencia propia también reconoció que lo que perduraba a través de la historia era, justamente, el arte y todas sus expresiones. “Si hoy en día veo una pintura renacentista todavía la disfruto. Desde temprano, sin saber cuál sería la rama a la que me dedicaría, sabía que quería ser artista”. Hoy en día es una consagrada cineasta, nacida en Suecia pero criada en Venezuela, que coordina el Trasnocho Cultural, uno de los centros de entretenimiento más importantes de Caracas.

Hoogesteijn creció entre contrastes en San Bernardino, Caracas. La primera realidad que enfrentó fue su tradicional casa europea, donde la pintura, los libros y los idiomas eran el pan de cada día; la segunda, el criollo hogar de sus vecinos —a los que visitaba constantemente— en el que había inmensos altares de culto a los santos, muchos animales y criadas que pilaban el maíz para preparar las arepas del desayuno.

Tiempo después cursó dos años de Letras en la Universidad Central de Venezuela, pero obtuvo una beca para estudiar Cine —su verdadera pasión— en Alemania. Desde que regresó al país ha cautivado a todos con sus exitosas producciones. Una de las películas más importantes de su carrera y de la historia cinematográfica del país es Macu, la mujer del policía, a la que recuerda como una gran experiencia por la inteligencia de su diseño de producción. “Los exteriores los filmamos en el barrio Chapellín e integramos a la comunidad en la producción dramática. No tengo en realidad una preferencia por mis películas. Todas han sido etapas, aunque siempre está allí la preocupación por interpretar nuestra realidad”, admite.

Pero esa inquietud también requiere de una musa. “Para inspirarme puedo leer un poema, un cuento o un artículo de prensa, que son la primera semilla. Las fuentes de inspiración para mí son muchas y en cada película son diversas”. En el caso de Maroa, otro de sus filmes, fue el Sistema Nacional de Orquestas el que dio rienda suelta a su imaginación.

“Soy atrevida y optimista”, con esa frase la cineasta describe su personalidad. Sin embargo, revela que, a pesar de todos los años que ha vivido en el país, todavía se sorprende de no conocer al venezolano. “La historia colectiva nos trae fenómenos que para mí son difíciles de comprender y de aceptar”, dice.

Hoogesteijn se prepara para una nueva producción mientras trabaja como coordinadora del Trasnocho Cultural de Caracas: “Este centro acaba de cumplir doce años y seguiré al frente de él. Seguimos creciendo. No físicamente, pero sí programáticamente”. Dice que lo más interesante de esa iniciativa es el haber reunido a un grupo de gente que no sólo son excelentes profesionales, sino que se dedican con alma e inteligencia a lo que hacen: fomentar la cultura. G. T.

Twitter