GRUPO TENDENCIA

Martín Hahn, el hombre del misterio

Martín Hahn, el hombre del misterio

http://www.tendencia.com/2013/martin-hahn/

Martín Hahn, el hombre del misterio

Perfiles

1 octubre, 2013

CAMACHO, Álvaro

Había una vez un escritor que mantuvo al país en suspenso, conjuró villanos como “El Cuervo”, “La Viuda Negra” y “El Brujo” e hizo que los televidentes dudaran hasta de sí mismos al momento de señalar al culpable mientras él los escuchaba en silencio disfrutando saber que era el único que conocía la respuesta. El único enigma que Martín Hahn revela es que su fascinación con el suspenso lo acompaña desde la infancia, en los cuentos de aparecidos que su abuela Olga le contaba en su natal Barinas cuando se iba la luz, en el libro de misterio con el que se inició en la lectura.

Soñaba con ser pintor pero una visita a Venezolana de Televisión, en la época de Eva Moreno y Jorge Félix, lo dejó prendado del cine y mientras cursaba la licenciatura en Artes en la Universidad Central de Venezuela —estudios que acompaña con un Magister en Teatro Latinoamericano y un TSU en Publicidad— se encontró con la escritura. César Bolívar se convirtió en su maestro en el cine, José Simón Escalona, en la televisión, Isaac Chocrón, en teatro, José Ignacio Cabrujas le enseñó a escribir novelas y Salvador Garmendia, completo esa educación.

En sus años en RCTV aprendió muchas cosas buenas y otras no tanto, como desconfiar de los postproductores y la edición que jugaba en contra del suspenso. Allí emprendió con Angélica Pecado su carrera y una saga de éxitos que ve como la respuesta de Dios ante sus plegarias de cautivar al público con el producto de su imaginación. Aunque repetidas veces ha roto récords de audiencia, entre ellos su debut en Venevisión con La Viuda Joven, la novela a la que recuerda con especial cariño es La Mujer de Judas, por ser la última que su hermana vio.

Día a día escribe desde la mañana, en pijama, acompañado de una jarra de café. Su poco tiempo libre lo presta al teatro, el cine, la ópera, los conciertos para piano y orquesta, la lectura de obras como las de Sándor Márai, las cuales admira por su sencillez y carga emocional, o las de Shakespeare, capaces de describir todas las emociones humanas. Comparte su tiempo con sus clases, porque, siguiendo el ejemplo de sus maestros, le apasiona la idea de compartir sus conocimientos.

Tras veinticuatro años de carrera su norte es contar historias que detrás del misterio develen constantes en su vida, y que hagan que el público sienta el suspenso, se intrigue con el misterio y se ría con la comedia: “Mientras mis manos puedan teclear, las usaré para escribir en Venezuela o en cualquier parte del mundo”, asegura. M. A.

Twitter | Instagram | Facebook