GRUPO TENDENCIA

Norberto Mazza, un caballero del periodismo

Norberto Mazza, un caballero del periodismo

http://www.tendencia.com/2012/norberto-mazza/

Norberto Mazza, un caballero del periodismo

Perfiles

1 julio, 2012

CAMACHO, Álvaro

De lunes a viernes, a las 8 de la noche, quien sintoniza Globovisión se encuentra con un rostro conocido del periodismo. Grado 33 es un programa de opinión que transmite este canal desde su fundación en 1994, sin embargo, el televidente conoce a su conductor Norberto Mazza desde hace mucho más tiempo. 42 años de trayectoria tiene este uruguayo, nacionalizado venezolano al poco tiempo de llegar a Caracas, escapando de un país en dictadura que no veía con bueno ojos a los periodistas independientes. Graduado en la Universidad de la República en Montevideo, había tenido la suerte de viajar por Latinoamérica como periodista deportivo de una emisora y entre los países que más le gustó estaba Venezuela. “Los periodistas estábamos en la línea de fuego y salimos de Uruguay para proteger nuestra integridad física. Buscando mejores horizontes y libertades llegué solo a Caracas en 1973, estaba recién casado y con un hijo de apenas unos meses. Era una especie de exiliado y tenía que hacer algo para sobrevivir. Fui vendedor de las cosas más increíbles, desde libros hasta compactadores de basura. Una vez que comencé a conocer gente logré trabajar en mi profesión”. Su primera pauta en el país fue la última rueda de prensa ofrecida por Rafael Caldera como presidente. Después llegaron las oportunidades de ser corresponsal de Televisa de México, fundar la Asociación de Prensa Extranjera en Venezuela y narrar las noticias internacionales en El Observador de RCTV. Como corresponsal de guerra fue testigo de la Guerra del Líbano, el golpe de Estado en Trinidad y Tobago, la Guerra de las Malvinas y el conflicto armado en Centroamérica. Pese a tanto currículum, dice que aún ha llegado el momento cumbre de su carrera, sin embargo, hay dos pautas que le llenan de orgullo. La primera, ser el periodista a quién Carlos Andrés Pérez concedió su última entrevista para televisión desde el Palacio de Miraflores y en la que admitió que hubiera preferido otra muerte. La segunda, el detectar el contrabando de siete mil caimanes de Orinoco encerrados en jaulas en el aeropuerto de Ámsterdam. “El periodismo me ha hecho reafirmar mi condición de ser libre, sé lo que es ser perseguido por la forma de pensar y por decir lo que uno piensa. La Venezuela ideal para mí se parece mucho a la que conseguí cuando arribé en los setenta: un gran país con proyecciones enormes, riquezas naturales inmensas y gente muy afectuosa y abierta, con unas ansias de superación increíbles. Hay que retomar la senda de poner las cosas en su lugar porque este país lo tiene todo para salir adelante”. A.B.

Twitter