GRUPO TENDENCIA

Carlos Eduardo Galué, juventud que brilla con luz propia

Carlos Eduardo Galué, juventud que brilla con luz propia

http://www.tendencia.com/2010/carlos-eduardo-galue/

Carlos Eduardo Galué, juventud que brilla con luz propia

Perfiles

1 mayo, 2010

DONDYK+RIGA

A sus doce años y atraído por las brillantes luces de una miniteca,  que armoniosamente bailaban al compás de la música, Carlos Galué vislumbró su nuevo pasatiempo. Jamás imaginaron en casa que el nuevo juguete familiar lo incentivara a formar un próspero negocio: “Cada vez que iba a una fiesta me colocaba al lado del dj para fijarme qué hacía, pasaba más tiempo haciéndole preguntas sobre el sonido y el cómo manejar sus aparatos que en la fiesta en sí. Me llevaba los equipos de casa de mi abuela y los combinaba con los que tenía para montar mis propias minitecas. Al descubrirle el truco comencé a llevarlas a las fiestas de mis amigos. Al ver que me gustaba y que cada vez conseguía más clientes, mis padres me ayudaron comprando mis primeras cornetas”. Su primer cliente formal, incluyendo pago y buenas recomendaciones, fue una vecina que decidió brindar una fiesta en su conjunto residencial: “Me encargaba de todo. Desde armar las luces hasta colocar la música. Habían noches que en vez de salir prefería quedarme montando la miniteca para un cliente. En el colegio Los Robles, mis profesores me llamaban para organizar eventos como el Día de la Madre. Así que cuando comenzaron a llamarme personas que no conocía pidiendo mis servicios, me di cuenta que el negocio se había tornado serio”. Tan serio sería, que una vez ganado experiencia en el mundo de las luces y el sonido bajo el nombre de Galutk, no dudó en aprovechar una oportunidad de adentrarse en otro campo: la seguridad: “Comencé a ofrecer seguridad en los eventos a raíz de que quien me contrató para unos quinceaños, me preguntó si conocía alguna empresa que ofreciera el servicio y opté por ofrecerme. Llamé a unos amigos, improvisé unos uniformes y desde ese día formé una empresa de seguridad a la par. Ahora cada vez que me contratan me relacionan con la seguridad de los eventos”. A sus veinte años, cursando la carrera de Administración, con dos empresas y clientes como el Rollertec Club, la aspiración de Carlos va más allá que la de un común universitario: “Aunque no he podido montar mi oficina, mantengo dos sueños: el primero, crear un Sr. Frogs en Maracaibo, como el de Aruba y Margarita. No una discoteca donde sólo se baila, sino un sitio donde el personal interactúe con el público. Y segundo, crear una empresa que abarque todo, desde escoltas, protocolo, música y decoración. Donde el cliente llegue y que al preguntarme, qué tiene que hacer para montar su evento, poderle responder: Nada, nosotros nos encargamos de todo”. Al menos nombre ya tiene para ambos planes: Galutk. A.B.