GRUPO TENDENCIA

Ana Cristina Álvarez, determinación que vale oro

Ana Cristina Álvarez, determinación que vale oro

http://www.tendencia.com/2008/ana-cristina-alvarez/

Ana Cristina Álvarez, determinación que vale oro

Perfiles

1 Julio, 2008

DONDYK+RIGA

En casa su familia y amigos la conocen como Tina. La joven de veintiocho años guarda un secreto para quienes no la conocen o la ven a simple vista: su cuerpo tiene una habilidad y una resistencia para el atletismo que cualquier experimentado deportista ya desearía ostentar. Con dos años de práctica logró en diciembre del 2007 lo que algunos atletas no alcanzan en décadas. Su impecable participación en la carrera de cincuenta metros y en el salto sin impulso la hizo subirse a lo más alto del podio en las Olimpíadas Especiales de Shangai y rindiendo honores a la bandera de Venezuela.

A casa regresó como la única zuliana en ganar dos medallas de oro en dicha competencia mundial, por lo que no es para menos que a su mamá siempre se le esboce una sonrisa  en el rostro cada vez que le toca describirla: “Mi hija es especial. Es muy dulce y muy disciplinada. Desde pequeña siempre participaba en los deportes y aunque hubo una época en que los colegios especiales no ofrecían deportes, con el ingreso del Zulia a las olimpiadas especiales consiguió su oportunidad de volver a practicar”. Aparte del atletismo, Ana Cristina lleva una vida llena de quehaceres, dedicando sus mañanas a la Fundación de Padres, Amigos de Adolescentes y Adultos con Retardo Mental, lugar desde donde proyecta alegría, hace amigos con facilidad y colabora con habilidades manuales: “Ella es feliz allá. El día que el transporte no puede buscarla, su papá sale a llevarla como sea.

Esos son sus amigos de toda la vida y ahí ha aprendido sobre disciplina. Allí se ha formado un linda familia alrededor de Ana Cristina”. Para sus padres y sus dos hermanas, Tina es un faro que ilumina la casa y una joven que con sus logros ha demostrado que la determinación puede más que los obstáculos que la vida impone. Las medallas de oro adornan su cuarto como recuerdo de una satisfacción muy grande del pasado y como un vistazo a lo que podría alcanzar en un futuro: “Si mañana Tina no gana no importa, lo importante es que ella esté feliz con su vida y esté con su familia y amigos”. A.B.