GRUPO TENDENCIA

Angela Di Stasio, el místico poder de la belleza

Angela Di Stasio, el místico poder de la belleza

http://www.tendencia.com/2007/angela-di-stasio/

Angela Di Stasio, el místico poder de la belleza

Perfiles

1 marzo, 2007

DONDYK+RIGA

Desde que tiene uso de razón esta cirujana plástica sintió curiosidad por el ser humano, ese universo infinito que se manifiesta una y otra vez en diferentes fisonomías. Tras prepararse en la Universidad de Carabobo, y hacer dos posgrados en Cirugía Plástica y Reconstructiva en Río e Italia, regresó a Valencia para inaugurar en 1990 su propia clínica de cirugía estética que, bajo el nombre Primavera, ha sido su centro de trabajo y la inspiración de su vida. Hoy, más de cinco mil pacientes han pasado por sus manos diestras que esculpen la belleza como por arte de magia: “Este es mi proyecto de vida. De hecho decidí no tener hijos, pues me gusta tener la libertad de poder viajar constantemente a otros países para seguir preparándome e incluso ejercer la medicina en otras latitudes. Me tocó vivir en un mundo muy competitivo y la cirugía es una herramienta muy útil para llevar la delantera”. Lo curioso sobre la doctora Angela es que, aunque se desenvuelve en un mundo que algunos consideran superficial, es una mujer mística que refleja al hablar una profunda calidad humana: “A veces me hastío de la vanidad, pero no puedo criticarla pues es la fuente principal de mi trabajo. Creo que los seres humanos debemos buscar el equilibrio. En mi caso lo encuentro cuando tengo casos de cirugía reconstructiva, en los que la meta no es complacer un capricho estético, sino cumplir la misión auténtica del médico, esa con la que nos comprometemos todos al hacer el juramento hipocrático: curar”.

En 1995 la doctora Ángela incorporó a su clínica un spa concebido bajo los principos del Feng Shui, donde ofrece alternativas de belleza lejanas al bisturí, como masajes shiatsu y tailandeses, oxígenoterapia, limpieza de chakras, terapia craneofacial e incluso apoyo psicoterapeútico: “Para mí sería muy fácil operar a cualquiera que se siente en mi consultorio solicitando una intervención, pero mi ética me impide realizar una cirugía innecesaria. Por eso quise crear el spa. la cirugía es algo magnífico y que puede influir muy positivamente en la autoestima, pero como profesional debo ser responsable y demostrarle a los pacientes que el bisturí no es siempre la mejor opción”. C.W.