GRUPO TENDENCIA

Irunú y James Sylvester, los magos de la sonrisa

Irunú y James Sylvester, los magos de la sonrisa

http://www.tendencia.com/2005/irunu-y-james-sylvester/

Irunú y James Sylvester, los magos de la sonrisa

Perfiles

1 julio, 2005

DONDYK+RIGA

Este par de odontólogos es un equipo mágico. Jim nació en Marruecos e Irunú es de ascendencia guajira, y se conocieron cuando ambos realizaban su posgrado en la Universidad de Pittsburgh. Aunque Jim provenía de tierras lejanas, dejó todo atrás para seguir a su alma gemela y la sonrisa que exhibe gustoso demuestra que no siente ni una pizca de arrepentimiento: “Desde que vi el cielo de Maracaibo me quedé enamorado de esta tierra”.

A pesar de que tienen años de casados y tres hijos de los que se sienten orgullosos, Jim e Irunú se miran a los ojos como dos adolescentes enamorados, y cuando de trabajo se trata, demuestran que esa simbiósis, que han desarrollado con la experiencia, es la clave del éxito de cada intervención, que convierte en perfecta la sonrisa de sus pacientes: “Nos complementamos en todos los aspectos; trabajar juntos nos permite crecer juntos. Somos nuestros mejores críticos y ambos buscamos lo mejor para el paciente. Nos sentimos artistas de la odontología, pues podemos hacer que un rostro cambie por completo”.

Ciertamente, la especialidad de Jim e Irunú es realizar extreme makeovers. La gran habilidad que han desarrollado en la colocación de implantes de carga inmediata logra, como por arte de magia, que en una sóla sesión un paciente pueda recuperar por completo su sonrisa. Jim e Irunú fueron pioneros en la rama estética de la odontología y su prioridad siempre ha sido aplicar las técnicas y los materiales más modernos. No es fortuito que la Organización Panamericana de la Salud otorgara a su clínica un premio por considerarla como la “clínica del futuro”, hace más de 25 años:

“Fuimos la primera clínica del país en tener un sistema completo computarizado. Tenemos el control de todos los procesos; desde radiografía digital hasta nuestros propios laboratorios. La gente dice que esta es la clínica donde vienen los miedosos. Lo cierto es que tratamos de ofrecer la mayor comodidad a los pacientes. A veces se relajan tanto que hasta se quedan dormidos”.

Filántropos y amantes del arte, sensibles y profesionales, encantadores y siempre sonrientes. Así son estos odontólogos quienes, con más de 25 años de experiencia, siguen trabajando con la ilusión intacta y la pasión del primer día. – C.W.