GRUPO TENDENCIA

Roberto Osorio, su vocación es la vida

Roberto Osorio, su vocación es la vida

http://www.tendencia.com/2001/roberto-osorio/

Roberto Osorio, su vocación es la vida

Perfiles

1 febrero, 2001
Gente-Osorio

DONDYK+RIGA

Es ginecólogo y obstetra; ha asistido cientos de partos y cesáreas. De su profesión está profundamente enamorado y cree que Dios lo privilegia porque todos los días es parte del milagro de nacimientos de un niño. Encuentra fascinante atender a quien lleva dentro de si a otro ser, que es capaz de cambiar sus hormonas, de modificar la vida para cosas difíciles y absolutamente bellas. Como ama su profesión, disfruta trabajando largas jornadas diarias y nocturnas en un mundo en el que nada como pez en el agua ( del consultorio a la sala del parto).

Su mística, su tenacidad en el trabajo, asegura que se la debe a doctores como Rafael Castillo y Francisco Gonzalez Govea, quien en especial le transmitió fuerza  y vital energía para desempeñar el trabajo transcendiendo en lo humano y a lo grande, en la atención médica especializada. Para él y para el numeroso equipo de médicos que trabajó al lado del Dr.Govea, en la antigua sede de la Clínica Paraíso, ese mensaje de metas y logros significativos dejó sus frutos cuando continuaron la iniciativa de Govea de crear una gran maternidad privada: El Centro Médico Paraíso, que luego se amplió a clínica general. El Dr. Osorio es uno de sus fundadores y su presidente desde hace 8 años.

Su meta diaria es poder traer al mundo niños sanos para el resto de la vida. Aprovecha las bondades del ultrasonido, de la ingeniería genética para erradicar enfermedades hereditarias como el asma o la diabetes, y hasta de la utilización de métodos que tienen cuestionamientos éticos y morales como la fertilidad in vitro, asumiéndola como válida cuando la intención es utilizar la tecnología médica para que una mujer tenga un hijo. Afirma que sólo ayudan a la naturaleza a dar un paso. En la nueva concepción de la ginecología y la obstetricia, a Roberto Osorio le preocupa agredir el ambiente intrauterino, salvo para ayudar a corregir algunos percances. Agregó que “nadie le ha preguntado a los bebés si están de acuerdo con los estímulos de música o de luces, quizá quieran estar a oscuras como la naturaleza lo dispuso”.

El método psicoprofiláctico que conoció primero como padre y después como médico, lo recomienda a cada pareja que espera la llegada de un bebé pues es una manera excelente y maravillosa de preparar a la madre física y emocionalmente para el trabajo de parto. Su frustración es el aborto natural, su gran reto hacer más humana la espera de la vida, disfrutar la felicidad de ayudar al prójimo… Procurar que un embarazo siempre salga bien… -N.M.