GRUPO TENDENCIA

Xavier Serbiá: No esperemos la crisis para darnos cuenta de la importancia de la economía

Xavier Serbiá: No esperemos la crisis para darnos cuenta de la importancia de la economía

https://www.tendencia.com/2016/xavier-serbia-no-esperemos-la-crisis-para-darnos-cuenta-de-la-importancia-de-la-economia/

Xavier Serbiá: No esperemos la crisis para darnos cuenta de la importancia de la economía

Noticias

7 julio, 2016
Tendencia_82_Especial_de_Medios_Xavier_Serbia_2

Xavier Serbiá Multimedia

Por Andrea Terán.

El dinero no viene con instrucciones, pero se debe aprender a ser buen administrador para lograr la tan anhelada independencia financiera, ese es el mensaje que predica Xavier Serbiá en sus conferencias en su paso por Latinoamérica y Estados Unidos. Para este experto en economía, la vida se traduce en decisiones financieras y en saber priorizar para llegar a alcanzar la riqueza en el futuro.

El analfabetismo del siglo XXI es desconocer sobre finanzas personales, así lo asegura Xavier Serbiá, conductor de CNN Dinero, columnista con una maestría en finanzas de la Universidad de Trinity College y autor de tres libros en los que traduce la importancia de la siembra de riquezas. Sus enseñanzas están basadas en vivencias personales y en errores de los que asegura haberse recuperado.

Han llegado a llamarlo el “Google Map de las finanzas”, mientras otros se refieren a él como el maestro de los principios económicos financieros. Lo cierto es que este comunicador social, experto en economía, recorre el mundo para compartir con otros las lecciones de haber perdido en su adolescencia el 60% de su dinero mientras pertenecía al grupo Menudo. Entre sus consejos insiste en focalizar el tiempo y el esfuerzo para lograr una salud financiera.

En tu más reciente libro Riqueza en 4 pisos describes las cuatro etapas de la riqueza financiera: supervivencia, seguridad, acumulación y distribución. ¿Cuál de ellas es la primordial a la hora de construir una vida plena?
Todas son importantes, pero va a depender de la etapa en la que estemos. El peor error que cometemos los seres humanos es querer llegar a tener prosperidad sin construir las bases que llamamos austeridad. Una vez que estamos claros en ese sistema ya podremos movernos al segundo piso que es la seguridad, donde conseguimos las bases claves para protegernos, luego al tercero que es la acumulación y el cuarto, la distribución.

¿Cómo piensa un hacedor de riqueza?
Que el dinero y acumular riqueza no es malo, el dinero es un instrumento, es amoral. Que querer tener recursos económicos para una vida mejor es justo. Estas son personas que se mentalizan que son una empresa y que deben controlar los gastos porque quieren generar ganancias. Cuando lo hacen, benefician a sus familias. El punto es entender que como tal, las decisiones que se tomen deben ser despersonalizadas para no tomar decisiones equivocadas.

Según tu experiencia ¿cuáles crees que son los errores más comunes que se cometen con el dinero?
El consumo desmedido –comprar cosas que no aportan crecimiento económico– el no establecer prioridades, pensar cortoplacista (no pensar en el futuro), en la satisfacción inmediata, creer que no va a haber crisis, tener una mentalidad de asalariado, no generar mayor crecimiento en relaciones que ayuden a sembrar más prosperidad, exceso de endeudamiento, no trabajar en equipo –bien sea con la pareja o la familia– y no invertir, porque no es solo tener activos financieros, sino activos reales.

Hablas de que la economía fluctúa y que por ello la importancia de acumular lo suficiente para superar los tiempos de tempestad. Pero, ¿cómo puede acumular una familia en tiempo de crisis?
Hay que ver el grado de crisis de la persona. Una persona que esté sobreviviendo debe pensar en garantizar el techo, la comida, salud y transporte. Ahora, no podemos estar toda la vida en una actitud de supervivivencia, tenemos que comenzar a crecer. Hay que determinar cuánto tiempo va a durar, algunos pueden ser días, meses o años. Lo que debemos hacer es reconocer el problema, canalizarlo, evitar hacer una crisis mayor, tratar de susperarla y aprender de ella. El que esta en un período de supervivencia no puede pensar en acumular.

¿Qué crees fue lo que sucedió con muchos venezolanos?
A ellos les pregunto: “¿Qué pasó cuando las vacas estaban gordas?”. La respuesta es que no se preocuparon para cuando llegaran las vacas flacas, porque en ese período asumían el pensamiento automático de que todo sería perfecto, eterno y no pensaron en los riesgos. Entonces ahora se dan cuenta de que debían haberse preparado.

¿Qué estrategias financieras les recomiendas para que puedan hacerle frente a la hiperinflación que se vive en Venezuela?
Me pongo en la situación de una persona que está contando los bolívares para poder sobrevivir, ese no puede estar pensando en acumular. Me refiero a que su objetivo es conseguir comida, medicamentos; cualquiera en esa situación lo haría. Fue la misma de los judíos en la Segunda Guerra Mundial o en Siria. ¿De verdad algunos creen que alguien va a estar pensando en acumular sabiendo que tiene que sobrevivir? No estoy comparando la situación de Venezuela con la de una guerra mundial pero sí creo que es una situación crítica. Que el que esté en modo de supervivencia se enfoque en eso.
Quien tiene un poco más, tiene que empezar a ver dónde invierte. Si tiene pocos bolívares que le sobran y que se están perdiendo con la inflación, que lo invierta en conocimiento, en buenas relaciones, porque esas personas van a ser de gran ayuda en el futuro. Pueden adquirir deudas porque la inflación está muy grande y el costo del financiamiento es fijo.
Aquellos con más dinero, deben pensar en diversificar, buscar dólares, euros. Hay que ser creativos, invertir en tierras, propiedades. Para algunos va a ser conveniente adquirir una póliza de seguro para protegerse a él y a los suyos. Lo que sí es importante en cualquier estatus es mantener la calma y entender que somos una empresa donde se deben tomar decisiones, a veces difíciles, pero que son necesarias para poder sobrevivir.

¿Cuál fue el precio que tuviste que pagar para entender la importancia de un buen plan financiero?
Nada de lo que estoy hablando lo apliqué en el momento que debía hacerlo y pagué las consecuencias. El no tener conocimiento, el no evaluar los riesgos, el no diversificar, el pensar sólo en el presente. Todo esto que le digo a la gente lo aprendí a la fuerza.

¿Aplicaste estos consejos en tu vida personal?
Me llevó tiempo. La mente pasa por esto del rechazo, de decir: “Yo estoy bien y los demás están mal”. Después aceptas dónde estuviste mal y por qué los otros sí están bien. Toma tiempo entenderlo, pero en la medida que le des la espalda, es muy difícil lograrlo. Hay que trabajar todos estos conocimientos hasta que se vayan perfeccionando.

¿Sientes que lo has perfeccionado?
Yo diría que sí. Estoy mucho mejor que antes, aunque todavía hay momentos donde se presentan problemas muy complejos. Pero ahora tengo recursos, activos y el tiempo para meditar.

¿Cuál debe ser el porcentaje de ahorro de cada persona?
Va a depender siempre de la meta, hay que empezar con algo. Ahorra primero lo que puedas, después parte de los gastos mensuales. El porcentaje va a depender de muchas variables y de cada caso. Se debe calcular la edad en la que se va a retirar, la edad que se estima que vas a morir, si se van a dejar activos o no a tus herederos, el rendimiento que se va a tener durante la acumulación, el rendimiento de la inversión durante la distribución y cuánto se va a necesitar mensualmente. Al hacer la estimación se usan el 70% de los gastos actuales.
Yo mis ahorros no los toco, están ahí sólo para emergencias. No se invierten, están en una cuenta segura, donde no va a haber volatilidad porque quiero tener acceso inmediato a él. Hay que ahorrar y no parar hasta lograr la reserva. Hay que pensar en el futuro porque si nosotros tenemos la dicha de llegar a viejos y queremos tener nuestro estatus de vida actual, pues hay que comenzar a ahorrar ya.

¿Cuál es el porcentaje de ahorro que has logrado?
En mi caso, mi cultura es ahorrar entre el 40 y el 60%. Trato de vivir con la mitad de mis ingresos. Lo otro se distribuye en: reserva de emergencia, la jubilación, activos reales, financieros, en seguir acumulando y aumentar el negocio. La razón de eso es porque yo gasté mucho siendo joven.

¿Enseñas en tu casa el valor del dinero y la importancia del ahorro?
Claro que sí, yo le digo a mi familia que no les regalo dinero, les regalo conocimiento y tiempo. Debemos crear a personas independientes, porque el conocimiento genera riqueza.

Tendencia_82_Especial_de_Medios_Xavier_Serbia_1

Xavier Serbiá Multimedia

En las escuelas no nos preparan para ser buenos administradores, ¿cómo se puede instruir a los jóvenes para que se conviertan en guardianes de su propio dinero?
La educación es importante, en las diferentes etapas escolares tiene que haber una materia donde se hable de economía y de finanzas. De qué me sirve hablar francés, ser un tremendo lector, pero no entender una póliza de seguros. Tiene que crearse una cultura de ahorro, del manejo de los recursos y eso se tiene que atacar en la casa, en el sistema educativo y en los medios de comunicación. No esperemos que la crisis nos pegue para darnos cuenta cuán importante era el tema económico.

En tus conferencias hablas de la importancia de asegurar nuestra salud, a nuestros dependientes y nuestros activos. ¿Qué le dirías a aquellos que piensan que están exentos de cualquier situación que los ponga en riesgo?
Vivimos en una incertidumbre, hay gente que no le importa el mañana. Pero que no se quejen cuando les caiga el techo encima, que no le echen la culpa al gobierno, ni a los ricos, que no miren con recelo al otro que sí se preparó. Si tú quieres privatizar la decisión, privatiza las consecuencias. ¿No sería más eficiente que tomemos decisiones que satisfagan nustras necesidades inmediatas y futuras? Si tenemos el privilegio de llegar a los 60, nos tenemos que preparar, no podemos pensar de forma caprichosa que el mundo comienza hoy y termina hoy. Cuando te das cuenta, se te pasaron los 30, 40, 50 y piensas: “¿Qué fue lo que hice?”.

¿Cómo saber cuando hayamos llegado al top de esta torre de cuatro pisos de la que tanto hablas?
Cuando tengamos los activos y los recursos acumulados para poder mantenernos. Supongamos que necesitemos dos mil dólares para vivir, eso sumaría unos 24 mil dólares al año. Lo perfecto sería tener los activos ya acumulados que produzcan esa cantidad anualmente.

¿En cuál piso te encuentras?
Estoy en el tercer y cuarto piso, quiero seguir acumulando, quiero seguir yendo hacía arriba.

¿Qué sientes que te falta por enseñar?
Yo todavía sigo aprendiendo, imagínate. Hay mucho por entender en el complejo mundo del manejo de riesgos, de las inversiones, de los negocios, de las emociones humanas. O de las situaciones económicas como es el caso de Venezuela, de analizar las consecuencias de depender de un solo activo como el petróleo; este por ejemplo es un caso de estudio, del que incluso yo aprendo. Tantas cosas que te da la economía, que no dejo de sorprenderme de lo poco que sé y de lo mucho que hay por saber.

¿Qué sientes que te falta por alcanzar?
¡Ay, muchas cosas! –Risas–. Llevar La Revolución financiera a toda América Latina y Estados Unidos. Llevarlo a las familias para que sean más prósperas, productivas y consigan esa tranquilidad económica que todos anhelamos. Apenas estoy comenzando… Espero poder llegar a viejo.

Xavier Serbiá: Instagram