GRUPO TENDENCIA

Imre Maraczi, entusiasta de la culinaria mundial

Imre Maraczi, entusiasta de la culinaria mundial

https://www.tendencia.com/2016/imre-maraczi/

Imre Maraczi, entusiasta de la culinaria mundial

Perfiles

3 mayo, 2016
Perfil_Tendencia_81_Imre_Maraczi_2

PERDOMO, Edward

Imre Maraczi es un apasionado de la cocina, un chef exótico y un experto a la hora de sorprender al comensal. Reconocido por su estilo en las presentaciones y por su ingenio a la hora de crear, su interés por la cocina comenzó muy jóven. Desde los 12 años ya era autor de sus primeros experimentos culinarios.
Aunque siempre quiso ser chef y sentía pasión por el sabor y la textura de los alimentos, nunca creyó que se convertiría en el jefe de cocina de los hoteles más importantes del mundo. Estudió en Budapest, Hungría, donde ha ejercido gran parte de su carrera; pero, al ser un trotamundo, sus platos también han adornado las mesas de restaurantes de Alemania, Egipto y Aruba.
De cada destino rescata la diversidad de culturas y sus historias. “Trabajé en Egipto por cinco años, ahí aprendí cosas maravillosas pero nada se compara al Caribe”. Imre se reinventa a diario, más que un chef, es un artista que apuesta por la disparidad y el encanto entre un continente y otro: “Siempre trato de combinar mis orígenes europeos usando la frescura de los productos de la locación de donde me encuentre para hacer platos interesantes”.
La espontaneidad, gentileza y dulzura son los ingredientes fundamentales para cada plato servido porque, para él, cuando se es chef existe un único propósito y es que el cliente se marche contento. Actualmente es el responsable de reposicionar y gerenciar el restaurant del Budapest Marriot Hotel, ubicado en el centro de la ciudad, a escasos kilómetros del río Danubio, el más largo de la Unión Europea.
Mientras es el protagonista de una gastronomía de lujo, Imre pone en práctica lo aprendido durante su experiencia en otros hoteles y los conocimientos adquiridos durante su formación en Francia, Suiza y Dubai, en los Emiratos Árabes.
Imre se caracteriza por la facilidad con la que se comunica con sus clientes y esa misma agilidad la aplica en la cocina con su equipo de trabajo. “Cuando eres chef también eres una especie de entrenador que debe adiestrar a su equipo”, dice mientras habla del talento del personal que siempre le acompaña.
“Me ha tocado ser padre, amigo y compañero dentro de la cocina, aunque también soy estricto al momento de exigirles un servicio de calidad”. Para Imre, sin duda, el secreto del éxito es querer y saber complacer al paladar más exigente.
Además de ser un chef extraordinario también es muy familiar. “La familia es muy importante para mí, siempre trato de hacer un balance entre el trabajo, mi esposa y mi hijo. Ser un buen padre, un buen esposo y además poder brindarles momentos maravillosos ha sido siempre mi plan de vida”.
Aunque no se ve drigiendo una cocina por el resto de su vida afirma que su plan a corto plazo es trabajar extensas horas, inyectarle humor a sus jornadas y permanecer regalándole sonrisas a todo el que acepte su propuesta culinaria.