GRUPO TENDENCIA

Eduardo Proveyer Llopiz, con la melodía en las venas

Eduardo Proveyer Llopiz, con la melodía en las venas

https://www.tendencia.com/2015/eduardo-proveyer-llopiz/

Eduardo Proveyer Llopiz, con la melodía en las venas

Perfiles

30 noviembre, 2015
TENDENCIA_PERFIL_79_EDUARDO_POVEYER_LLOPIZ

Dondyk+Riga

Eduardo Proveyer Llopiz, mejor conocido como El Prove, es saxofonista y llegó a Aruba hace 22 años, su segundo hogar luego de salir de Cuba en 1993. Siempre le atrajo la idea de vivir en la isla feliz, durante mucho tiempo había escuchado hablar de los festivales de jazz y entonces se propuso participar en alguno de ellos.

Le costó trabajo despegarse de sus padres y del lugar donde había sembrado su vida, pero la búsqueda intensa de un campo más amplio fue el impulso que le llevó a pisar otras tierras. Los primeros años fueron los más difíciles, pero logró consolidar de a poco el apodo que ganó de sus más allegados y de su público en La Habana.

No le importó comenzar desde cero y por eso hoy el reconocimiento de su nombre es fruto de su esfuerzo. Cualquiera que visite la isla puede encontrarlo junto a su saxofón en algún prestigioso evento e incluso tocando junto al atardecer en la orilla de la playa. Su lugar preferido es el restaurante del Holiday Inn Hotel.

TENDENCIA_PERFIL_79_EDUARDO_POVEYER_LLOPIZ_2

Dondyk+Riga

“Nunca he querido ser famoso, simplemente quiero hacer música. Me concentro en las ideas que pueden servir en mi carrera”. El Prove además de músico es artesano, amante de la salsa brava y de la música clásica, área en la que se especializó en el Conservatorio de Música en Cuba.

Su carrera comenzó a los siete años cuando escuchaba a su padre con el saxofón y se detenía a mirar con atención la posición de sus dedos. A los nueve años le regaló su primer instrumento. Esos momentos jamás podrá borrarlos de su memoria: “Lo que hago forma parte de mi vida. Creo que voy a morir haciendo música”.

Los momentos que conserva con mayor alegría en su corazón son los que vivió junto a su madre. Ella murió hace seis años y, aunque la visitaba frecuentemente, su partida marcó un antes y un después en la vida de El Prove. “Los tiempos buenos pasan y los malos también, la vida es una carrera de resistencia, solo hay que aguantar un poco, tener la voluntad y el positivismo de salir adelante”.

Después de casi cuatro décadas en los escenarios, sus ratos libres los disfruta componiendo, visitando a sus amistades que han sido su inspiración y pasando tiempo con su familia. A su esposa la conoció en un festival de jazz: “No pude haber encontrado a una mejor mujer para que fuera la madre de mis hijas”.

Ana María es holandesa y directora del Departamento de Enseñanza de Aruba. Junto a ella procreó a Ana Celia y María Liz, de 16 y 18 años respectivamente. Eduardo es el tercero de cuatro hermanos, lucha a diario por la felicidad y no siente miedo. “El miedo lo perdí desde muy temprana edad, no sé lo que es eso. Para mí no existe”.

Hace seis años superó una de las más grandes pruebas que ha tenido que enfrentar, el cáncer. “Lo vencí porque creí en mí, pienso que cada ser humano debe tener su propia fe y yo tengo la mía”.

Redes sociales: Instagram Holiday Inn Aruba