GRUPO TENDENCIA

Christian y Frank Encalada, el éxito en el paladar de una familia

Christian y Frank Encalada, el éxito en el paladar de una familia

https://www.tendencia.com/2015/christian-y-frank-encalada/

Christian y Frank Encalada, el éxito en el paladar de una familia

Perfiles

30 noviembre, 2015
TENDENCIA_PERFIL_79_DIVINO_CEVICHE

FERNÁNDEZ, Adriana

Dicen que familia que cocina unida permanece unida y esto parece ser cierto. El éxito nunca llega por casualidad, alcanzarlo en cada proyecto propuesto es gratificante pero cuando es compartido puede ser glorioso. Christian y Frank Encalada son dos hermanos que plantaron bandera en Miami para quedarse. Ambos son los dueños de Divino Ceviche, uno de los restaurantes más prestigiosos en las localidades de Coral Gables y Doral.

Su particularidad es invitar a los comensales a sumergirse en la experiencia de la comida peruana y sobre todo en su especialidad: el ceviche. Este caso es un ejemplo de que cuando se trabaja todos los días como si fuera el primero, la prosperidad y la dicha llegan por añadidura.

Christian y Frank —de 41 y 37 años respectivamente— nacieron en Lima (Perú), son emprendedores y comparten una peculiaridad además de su amor por la gastronomía: ninguno se imaginó que se dedicaría a la cocina. El mayor de los hermanos es especialista en estructuras de aviones. En 2004 notó algo extraño en su despensa y era el descontrol en la compra de nuevos sazonadores e ingredientes para acompañar sus comidas. “También comenzaba a ver muchos programas de cocina” añade.

Así que un año más tarde decidió especializarse y se graduó como chef ejecutivo. Se mudó a Europa para ejercer su nueva profesión en Santiago de Compostela y en las Islas Canarias, pero en Estados Unidos un nuevo reto lo esperaba. Ambos hermanos siempre habían soñado con emprender su propio negocio, así que crearon Warike, el plan piloto que tiempo después le diera vida a lo que se convertiría en uno de los lugares más prominentes de Miami. Para ese entonces el auge de la comida peruana destacaba en estas tierras.

La planificación de Divino Ceviche tardó cuatro años y en septiembre de 2015 cumplió su cuarto aniversario. Aunque curioso, ninguno de ellos se cree con licencia para llamarse “emprendedor”, pero definitivamente lo son, les tocó aprender muy rápido. Una de sus características es que se preocupan por escuchar las críticas de todo el que desee opinar. Se dedican a diario a la capacitación del personal y a la evaluación del buen servicio.

El éxito les ha enseñado a delegar y a creer en sus sueños. Se sienten bendecidos. “Cuando tenía ocho años recuerdo que vi en un restaurante a un señor que pedía cuanta cosa quería y que lo atendían de maravillas, comió varios platos y se fue sin pagar, cuando pregunté me dijeron que era el dueño, desde ese momento quise tener un restaurante”, dijo Christian.

Ambos comparten grandes enseñanzas de vida; para Frank una es el valor de la familia. “Muchas veces me dijeron que no hiciera negocio con la familia pero en la mía siempre hubo, hay y habrá mucha confianza y eso es una bendición de la que no todos gozan”.

Redes sociales: Twitter | Instagram