GRUPO TENDENCIA

Lenin Danieri, un periodista formado en la calle

Lenin Danieri, un periodista formado en la calle

https://www.tendencia.com/2013/lenin-danieri/

Lenin Danieri, un periodista formado en la calle

Perfiles

1 Mayo, 2013
Perfil_Tendencia_66_Lenin_Danieri_1

DONDYK+RIGA

Con una mirada serena y un tono de voz que refleja sus años de experiencia como corresponsal de Televen en el estado Zulia, Lenin Danieri es un periodista multifuncional capaz de cubrir desde un evento de belleza hasta una tragedia en la refinería de Amuay. Una vez se graduó del colegio, preparó sus maletas para seguir una carrera en la Armada Nacional pero sus planes cambiaron cuando una tía le pidió ayuda con la producción de un programa que saldría en los días siguientes por Venezolana de Televisión. Desde entonces el periodismo lo agarró en pleno aunque sus comienzos se solidificaron como camarógrafo corresponsal de Televen en Maracay y Valencia, al tiempo que completaba los cursos pertinentes en Caracas. Al finalizarlos, volvió a Maracaibo y en una entrevista sorpresiva a Francisco Arias Cárdenas en la que su primo -también camarógrafo- le pidió que lo acompañara, decidió estudiar periodismo y complementar su labor.

Dice que lo peor del trabajo es ponerse demasiado viejo para aparecer en cámara, y que la vida de un corresponsal es como la de un médico, cosa que queda evidenciada con la múltiples notificaciones de llamadas y mensajes que recibe en su teléfono cuando lo prende, una vez terminada la entrevista. “De los siete años que tengo en el canal me he ido de vacaciones tres meses”, confiesa, agregando que a veces se va pero sigue a cargo de su equipo de trabajo a través de su celular, que se ha convertido en la herramienta de trabajo más importante. “Mi número lo tiene desde el cepilladero que vende frente a la cárcel hasta los que cuidan la morgue porque tú no sabes de dónde puede venir una buena información”. Pero la falta de tiempo libre no es gran cosa comparado con la sonrisa que se le forma al hablar de las historias que se encuentra en la calle, única prueba del amor que siente por lo que hace. De otra manera no podría sobrellevar un horario que depende de la improvisación de la realidad de la ciudad y lo tiene amarrado siempre a un trabajo que apenas le deja tiempo para disfrutar de su hijo, su compilación de más de 600 películas y su colección musical, que se pasea por lo más variado del rock.

A pesar de esos detalles, Lenin demuestra una energía inquebrantable que bien podría compartir con Gabriel García Márquez si le sirviera para dar una última entrevista y coronar un sueño profesional que, por los vientos que soplan, no va a materializarse. ¿Y el futuro? Curiosamente no habla de un retiro tranquilo ni de un puesto menos agitado que el que ocupa ahora. “Me encantaría hacer un programa de investigación de casos de homicidios, parecido a uno que ya hubo pero mostrando el modus operandi de los asesinos”. Un retiro de calle para alguien que se formó en ella y le agradece esa curiosidad que lo mantiene vigente a pesar de las canas de las que se burla. M.G.V.

Twitter | Instagram | Facebook