GRUPO TENDENCIA

Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, fallece a sus 99 años

Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, fallece a sus 99 años

http://www.tendencia.com/2021/felipe-edimburgo-esposo-la-reina-isabel-ii-fallece-99-anos/

Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, fallece a sus 99 años

ActualidadNoticias

La Reina Elizabeth II anunció la muerte de su esposo, quien fue el consorte británico con más años de servicio.

9 abril, 2021

 

El príncipe Felipe de Gran Bretaña, duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, ha fallecido este viernes 9 de abril en el castillo de Windsor, luego de abandonar el hospital el pasado 16 de marzo tras ser intervenido con éxito de una dolencia cardiaca preexistente.

La Familia Real británica ha comunicado este viernes el fallecimiento, a los 99 años, del príncipe Felipe de Edimburgo. «Es con gran pesar que su majestad la reina anuncia la muerte de su amado marido, su alteza real el príncipe Felipe, duque de Edimburgo», señaló el Palacio de Buckingham en un comunicado.  «Su Alteza Real murió pacíficamente esta mañana en el castillo de Windsor. Se harán nuevos anuncios a su debido momento», agregó la nota.  Fue hospitalizado en febrero de este año, y recibió el alta a mediados de marzo en precario estado de salud.

Nacido en la isla griega de Corfú en junio de 1921, Felipe de Edimburgo se había convertido durante su vida en uno de los personajes más carismáticos de la realeza británica. El esposo de la reina Isabel II y príncipe consorte del Reino Unido, se mantuvo hasta el último momento como un enigma y un comodín que sirvió a partidarios y detractores de la Monarquía para representar a una institución eterna o deplorar la altanería y arrogancia de una casta alejada de la realidad.

«Damas y caballeros, se presenta ante ustedes la persona con más experiencia en el mundo en descubrir placas conmemorativas», solía decir en sus últimos actos públicos, antes de retirarse finalmente de la escena oficial en 2017. El sentido del humor, tan cáustico como autocrítico, fue uno de sus pocos refugios.