GRUPO TENDENCIA

Prevención sin elección

Prevención sin elección

http://www.tendencia.com/2020/prevencion-sin-eleccion/

Prevención sin elección

Mundo

Ahora con tan solo escanear el código QR de algún ciudadano, el gobierno chino podrá saber su estado de salud, información personal e historial de deslazamientos recientes.

27 marzo, 2020

Código QR: ¿prevención o control social? Desde hace dos meses el gobierno de China ha implementado una especie de pasaporte llamado “Suishenban”. La aplicación indica el estado de salud del usuario, brindando información personal a quien lo solicite y dar un historial detallado de todos los lugares por los que el ciudadano se ha desplazado recientemente. Su uso ahora es obligatorio para quienes deseen retornar a su vida cotidiana,  ahora algo tan sencillo como acceder al conjunto residencial en donde vives o a las oficinas donde trabajas requiere  escanear un código QR.

Hasta la fecha se registran más de 15 millones de usuarios inscritos, su alta demanda está directamente ligada a que la App es de uso obligatorio para todo aquel que quiera acceder a servicios públicos y algunos establecimientos privados.  El funcionamiento es relativamente sencillo, el usuario concede a “Suishenban”  todo tipo de permisos y culmina el registro enviando un SMS a su compañía telefónica para permitir que ésta comparta también sus datos de ubicación.

Después de completar los requisitos del registro, la aplicación genera un código QR que dependiendo del estado de salud del usuario cambia de color. Son 3 tonos que determinan si puedes acceder o no a un lugar; el verde indica que la persona se encuentra saludable; el amarillo es para quienes han estado fuera e indica que debe aislarse por los próximos 7 días; y finalmente el rojo se usa para identificar a los usuarios que deben guardar cuarentena.

Suishenban” se puede descargar de forma individual o anidada como miniprograma en las Apps de “Alipay” y “WeChat”, aplicaciones de operadoras de telecomunicaciones que monitorean los movimientos de los usuarios hasta en sus redes sociales, además que habilitaron una línea directa para denunciar casos sospechosos  de contagio.

El coronavirus parece haber otorgado a las autoridades la oportunidad perfecta de acceder a la recopilación masiva de datos personales para monitorear a los ciudadanos. Sin embargo, China no es el único país en implementar este estricto control social, Hong Kong está usando pulseras inteligentes vinculadas a una aplicación capaz de vigilar si se cumple la cuarentena obligatoria para las personas que ingresen a la ciudad.

También Italia se suma a la lista de países con “medidas radicales” al autorizar el uso de drones para monitorear el distanciamiento social.  Por su parte, Israel aprobó por un mes el uso de tecnologías de seguimiento desarrolladas “para combatir el terrorismo” y rastrear los movimientos de los pacientes con coronavirus.