GRUPO TENDENCIA

Angélica Taborda, el periodismo incisivo y con credibilidad

Angélica Taborda, el periodismo incisivo y con credibilidad

http://www.tendencia.com/2017/angelica-taborda-periodismo-incisivo-credibilidad/

Angélica Taborda, el periodismo incisivo y con credibilidad

Entrevistas

Con más de 20 años de experiencia, esta periodista aún mantiene intactas sus ganas de informar con veracidad y respetando la noticia

6 Marzo, 2017

La arquitectura fue su primera aspiración, pero la pasión de Angélica Taborda por el cine la llevó a estudiar Comunicación Social en la reconocida Universidad del  Zulia en  Maracaibo, Venezuela.  Los años de estudios transcurrieron bajo el mismo sueño para darse cuenta al final que las posibilidades de hacer cine eran  limitadas en el país. Además, para alguien nacido en el seno de una familia católica y tradicional, irse fuera de  la ciudad para lograr sus metas no era una opción muy agradable. Así, motivada por su deseo de incursionar en el séptimo arte comenzó a acercarse a su destino.

Cuando alcanzó el final de su carrera universitaria, tocó las puertas que más se asemejaban a las del cine: la televisión. En búsqueda de darle forma a su sueño, contactó al extinto canal Radio Caracas Televisión, pero no hubo oportunidad.   Su nueva meta era empezar redactando noticias, dedicarse a escribir, así que no se rindió y siguió intentando.

Todo cambió cuando asistió a un casting para el noticiero que dejaría de ser  El Informador para volverse a un formato distinto. Ahora, Noticiero Venevisión era la ventana que no esperaba Angélica, ni siquiera era muy tentador. Ella solo quería escribir, pero allí su responsabilidad era pararse ante la cámara y cubrir una fuente informativa con la que no se sentía cómoda: los sucesos. Sin embargo, con ánimo de aprender y de obtener toda la experiencia necesaria, aceptó el nuevo reto. Así, Angélica Taborda se convirtió en corresponsal  de su estado natal  para un noticiero de televisión nacional, aunque no llegara a la gran pantalla.

Lo que empezó como una simple oportunidad, le fue abriendo camino hasta llegar a ser la Corresponsal en Jefe de su región. Su tarea ahora encargarse de supervisar  a sus equipos de trabajo y de la transmisión en vivo.

Su inconformidad  por  buscar información sobre sucesos la obligó a ir más allá de la noticia. Los conflictos en la frontera de su país eran un tema reservado, así que la nueva periodista se dedicó a cultivar las fuentes, es decir, contactar a militares que estuvieran al tanto de lo que ocurría con la guerrilla colombiana para obtener información que ningún otro medio había logrado. Esas ganas por hacer algo distinto, por no estancarse, la llevaron a recibir de manos del entonces presidente de Venezuela, Rafael  Caldera, la Orden Francisco de Miranda, lo que significó un honor para su profesión.

Actualmente, Angélica Taborda explora dimensiones distintas. El diarismo ya no hace parte de su forma de hacer periodismo. Profundizar en entrevistas a través de un programa propio en la emisora Unión Radio Venezuela es la nueva manera en la que ofrece la noticia a quienes han seguido su carrera desde el inicio.

¿Cómo compara el periodismo actual con su época en Venevisión?

No digo que no hubiese censura (…) pero había mucha más libertad informativa. Cuando comenzaron los problemas, muchos de nosotros comenzamos a alejarnos de la televisión porque nos sentíamos incómodos. Nos negábamos a que las noticias no salieran por motivos políticos. Estábamos acostumbrados a hacer buen periodismo y exigíamos respeto. Ya no se podía hacer real periodismo, sino que estaba todo sujeto a  agradar a una política editorial que no metiera a los canales en problema. Producto de toda la situación que se  estaba viviendo en el país políticamente a los canales les empezaron a acortar las concesiones, ya no se les daba por 20 años, sino por cinco. Entonces los canales comenzaron a cuidarse mucho y del periodismo hubo censura, y autocensura. El periodismo ha bajado muchísimo el nivel en Venezuela.

¿Qué le gusta del cine y cómo lo combina con el periodismo?

He ganado innumerables premios  más con reportajes de investigación que con noticias, porque he hecho reportajes que parecen documentales. De alguna manera he trabajado el cine, pero para televisión. Hice una serie que se llamó La otra Venezuela que eran documentales, más que reportajes. También hice reportajes sobre el Lago de Maracaibo, que los trabajaba al estilo del cine. Sí, he estado haciendo cine, pero solo ha sido para la pantalla pequeña.

¿Hasta dónde quiere llegar con el trabajo documental?

El cine es una profesión que se presta para muchos años.  Ser  guionista es una motivación que aún tengo. He hecho guiones, pero no para largometrajes. Tengo proyectos para televisión que pudiera ser de proyección nacional o internacional.

¿Cómo se describe como periodista?

Creo que la credibilidad es el mayor capital como periodista.  Ser honesta, buscar la verdad es el ‘deber ser’ del periodista, no tergiversar la realidad de lo que está ocurriendo, ser incisivo cuando tiene que serlo, eso no significa que hay ser agresivo con el entrevistado. Tienes que hacer la pregunta que debes hacer. Tú eres ese intermedio entre quienes necesitan una respuesta  a un problema y quienes pueden dar esa solución. Tienes que ser un factor para incidir en un cambio social, en ser y decir lo que tanta gente no puede.

¿Qué espera del periodismo venezolano?

Del periodismo venezolano no lo espero, está sobreviviendo. Muchos de nosotros seguimos haciendo periodismo, aunque cada vez son menos porque los espacios donde se hace real periodismo se están reduciendo. En la televisión es difícil, por lo menos en los noticieros. Son muy perseguidos por los organismos estatales y hay mucha censura.

¿Cuál es su aporte para que el periodismo se mantenga?

Mantener mi rectitud, tener a la gente informada, hacer las preguntas que debo hacer; tratar de develar, si hay algo oculto; llevar a las personas orientación, eso es un gran aporte en estos momentos.

¿Cómo proyecta el periodismo venezolano en 10 años?

Yo veo muy difícil todo en Venezuela, a menos que ocurra un cambio inesperado. Cada vez es más difícil hacer buen periodismo en el país. Son muchos los que ya no pueden. Hay otros espacios, como las redes sociales, pero eso no sirve para mantenerse ni para una familia, por eso las personas buscan irse del país. Incluso, lo he pensado yo también.

Podemos hacer una predicción diciendo que todo está negro, que todo está peor, pero uno quiere mantener la esperanza que van a cambiar para mejor.

¿Qué anécdota guarda de su experiencia?

Hice muchas fuentes informativas en la frontera, hice un amplio conocimiento sobre lo que era el tema militar. Ya sabía cuándo se estaba planificando una operación Sierra, que hacían con la Dea en la Sierra de Perijá (estado Zulia) para erradicar cultivos (de droga). Yo llamaba constantemente al general. Entonces -acota- , hay periodistas que no son proactivos, sino que esperan que los llamen a una rueda de prensa.

Hubo un ataque guerrillero, me fui a la frontera. Era mi segundo día, pero para el resto de periodistas era el primero. Me miraban molestos, pero es que tú no puedes compartir la  información con nadie. Tú tienes que trabajar, informarte, estar pendiente de tu fuente. El coronel me confirmó que sí hubo un ataque guerrillero, pero no estaba autorizado para dar la información hasta que su general lo autorizara.

Volví a Maracaibo sin la información oficial. Al día siguiente, el general vino a la Guarnición Militar. Yo sabía que si los demás lo veían, él iba a decir todo delante de todos. Nosotros llegamos y nos lo llevamos en la camioneta de Venevisión (risas), porque había mucha competencia. Mientras los demás medios entraban, nosotros íbamos saliendo.

¿Qué le apasiona de su trabajo?

No me apasionan las exclusivas, los tubazos, a pesar que di muchos. Me apasiona hacer reportajes, documentales. Hacerlo investigando. Me gusta mucho el trabajo de investigación y presentarlo con una estética cinematográfica.

¿Cuál es su herramienta preferida para estar informada?

Las redes sociales, no leo periódico en físico. En redes sociales te enteras más rápido que en otro medio, como la televisión. En Venezuela jamás te vas a enterar más rápido por televisión, porque muchas veces las noticias ni salen.

¿Qué aconseja a los nuevos periodistas para que la profesión se mantenga?

Primero estar adaptado a las nuevas tecnologías, saber que ya son otras circunstancias, pero hay cosas que se mantienen y nunca cambian: los principios y los valores. El periodista siempre debe ser honesto y saber que su credibilidad es su patrimonio y no lo puede perder. Siempre debe decir la verdad, no exagerar las cosas, buscar parte y contraparte; ser respetuoso con el entrevistado, si te evaden, vuelves a preguntar.

 

Una publicación compartida de Angélica Taborda (@angelicataborda_) el

Una publicación compartida de Angélica Taborda (@angelicataborda_) el

Una publicación compartida de Angélica Taborda (@angelicataborda_) el