GRUPO TENDENCIA

Catar vino con Vladimir Viloria, una experiencia subjetiva

Catar vino con Vladimir Viloria, una experiencia subjetiva

http://www.tendencia.com/2017/113603/

Catar vino con Vladimir Viloria, una experiencia subjetiva

Entrevistas

El autor de dos publicaciones sobre vino y ron tiene casi 20 años de experiencias en el mundo gastronómico.

13 enero, 2017
pv_vino

Pixabay

Cuando vas por primera vez a una cata de vinos, te subestimas. Sabes que lo has probado, pero poco puedes definir de las características de este “elixir” vinotinto, blanco o rosado.

El periodista gastronómico, Vladimir Viloria hace una introducción que te salva la vida: “Es una experiencia esencialmente subjetiva y no hay forma de imponer un criterio absoluto sobre nada”. Entonces te relajas y comienzas a disfrutar de los sabores y aromas que el vino despiden.

Este venezolano, que ha dedicado su conocimiento al vino, la gastronomía y a la investigación del ron y los spirits, se dejó llevar en este oficio más tiempo del que pensó -por pura curiosidad- pero cuya excelencia le ha dado un sitio especial en el periodismo gastronómico del país con dos publicaciones en su haber: Ron, esa melaza que ríe’ y ‘Vivir el vino’, ambos editados por El Nacional en 2016.

Viloria organizó durante siete ediciones el festival ‘Solo los mejores’, un proyecto dedicado a promover y hablar sobre los grandes vinos que Venezuela tuvo en su momento. “Es un evento que se organizó enfocado a un público de alto nivel, capaz de valorar vinos de ese estatus, de consumir, comprar e introducirse en el mundo de los grandes vinos que tuvimos en el mercado hasta hace como tres años”.

En su experiencia en la industria del vino local, Viloria explica que en Venezuela hay dos vertientes: el cultivo de uvas en el Zulia -municipio Mara- y la producción de vinos en Carora -Bodegas Pomar-; además de pequeñas industrias que elaboran sangrías, vinos espumosos, con uvas de Venezuela y mostos traídos de afuera.

“Nuestro vino es un vino muy bien hecho, interesante, paradigmático en lo que significa la experiencia el vino tropical en el mundo, que tiene experiencias importantes en Brasil, República Dominicana, África, pero la de Venezuela es muy importante. El de Pomar es un vino que ha ganado en concurso mundiales, tienen reconocimientos. De verdad que es una gran labor”.

Manteniéndose bajo la lupa de la subjetividad, Vladimir nos da la recomendación principal para escoger el mejor vino: debemos saber qué vamos a hacer con el vino. “Hay vino para todo, para todos los niveles económicos, para todos los intereses, las ocasiones, de hecho el vino es maravilloso básicamente por eso porque hay para todos los gustos, edades y bolsillos y eso lo hace interesante, porque nunca te deja mal”.

Desde la raíz

Para ponernos más en contexto, Vladimir también detalla de dónde viene esta fascinación que hoy sentimos cuando nos hablan de gastronomía. Son casi 20 años a los que se han dedicado él y sus colegas a hablar sobre comida, vino, destilados, restaurantes y los resultados se ven ahora.

“Estamos viendo después de 15 años frutos que tienen que ver con un aprendizaje, escuelas de cocina, comunicadores, prensa, revistas especializadas, gente del negocio que se ocupan de que los productos estén y que lo podamos disfrutar, implica un gran trabajo”.

Sumiller o no sumiller, poder definir aromas, textura o apariencia de un vino es un arte. Sin embargo, disfrutar de la compañía, de las sensaciones y reacciones que puede ofrecer esta bebida es muy gratificante. Como lo diría el propio Vladimir: “Es una experiencia y es una sensibilidad que tiene que ver con la memoria y la tradición cultural y con lo que comías en tu infancia, con lo que comiste en un restaurant o con lo que consumían tus padres y abuelos. Es una trama cultural que después termina en nuestros gustos personales, únicos que son intransferibles”.