GRUPO TENDENCIA

Nacho Redondo: “Mi reto es hacer reír con cosas mundanas”

Nacho Redondo: “Mi reto es hacer reír con cosas mundanas”

http://www.tendencia.com/2016/nacho-redondo-mi-reto-es-hacer-reir-con-cosas-mundanas/

Nacho Redondo: “Mi reto es hacer reír con cosas mundanas”

Entrevistas

10 mayo, 2016
Tendencia_Entrevista_Ignacio_Nacho_Redondo_2016_2

GUTIERRREZ, Ana

El pasado 6 de mayo el teatro Bellas Artes de Maracaibo se inundó de risas y buenas vibras con No quiero show, el stand up comedy presentado por José Rafael Guzmán y Nacho Redondo.
Desde chamo, Nacho disfruta mucho reírse, la rebeldía del niño que se ríe de eso que las personas no se deberían reír. Hoy en día, ejerciendo la comedia como profesión asegura que no solo disfruta hacer stand up, admite que es su vida y es lo que lo hace feliz.
Al momento de hablar de humor hay que partir del hecho de que nadie tiene la razón. Ignacio comenta cómo la comedia es un negocio de observadores que se permiten mirar más allá de lo obvio para sorprender a la audiencia con eso que no ven. El hacer un chiste es contar una historia, una historia que tiene capas, no es algo que se basa en hablar mal por hablar mal. Es una construcción cómica a través de un personaje.
Bajo una gama de influencias con las cuales se construye su show, asegura que su manera de hacer comedia tiene su sello personal -que se le hace imposible de percibir a través de sus propios ojos- y cómo el ser autentico al mismo tiempo de ser difícil, viene natural.

Los venezolanos somos excelentes para sacar el chiste de cualquier momento, incluso los malos, ¿cuándo supiste que querías dedicarte a la comedia?
Creo que el venezolano tiene la necesidad de hacerlo porque no le queda de otra, porque si no nos tuviéramos que suicidar en masa. De chamo se me daba hacer reír y es algo que siempre me ha gustado pero de cuándo decidí dedicarme a la comedia, no lo sé. Suena muy cliché pero es algo que siempre estuvo.

¿Eras de aquellos jóvenes que disfrutaban ser el payaso de la clase?
Nunca lo fui. Hay una concepción muy equivocada del comediante. El comediante no es una persona cómica, es una persona que observa, un observador. Entonces yo era capaz de ver un poquito más allá de lo que veía la gente normal y hacer de eso algo gracioso. Si daba risa en clase pero había gente mucho más cómica que yo.
Ser cómico tiene que ver con ser comediante, pero tiene mucho más que ver con observar, porque cuando tú escuchas a un comediante hablar, la idea es que tú entiendas algo que no viste, algo que estoy viendo yo.

¿Cuál fue tu mayor reto cuando empezaste a escribir comedia profesionalmente?
Mi primer trabajo escribiendo comedia formalmente fue para Erika Tipo 11, el show de Erika de La Vega y escribir para una mujer como Erika, complicada y a la que admiro muchísimo, fue difícil para mí, involucrarme en el proyecto de una persona que tiene 20 años más de carrera que yo y sabe muy bien lo que quiere.
En el sentido de cómo aprender a escribir me enseñó a apaciguar mi ego intelectual, porque habían cosas que a mí me parecían geniales que realmente no lo eran, visto por personas que tenían mejor ojo que yo. Aprendes a escuchar, a entender que tu humor no tiene mucho que ver con los demás en un momento determinado, aprendes a adaptarte y a trabajar en equipo que es algo muy importante en el negocio.

Tendencia_Entrevista_Ignacio_Nacho_Redondo_2016_3

GUTIERRREZ, Ana

¿Cómo construiste a Nacho Redondo como stand up?
Lo fino de este oficio es que realmente la persona que tú ves en tarima es uno, soy yo. Cuando tú ves a José Rafael en tarima, ese es José Rafael en la vida real. Cuando tú ves a Led en tarima, ese es Led en la vida real. No me costó construirme como comediante, lo que cuesta es ganárselo. Te tienes que ganar el derecho a que te escuchen. No lo construyo, soy yo, y trabajo para que la gente sepa lo que va a escuchar.

¿Cómo ha sido tu experiencia con No quiero show?
Es increíble, me he visto fracasar 100 millones de veces, me he visto triunfar 100 millones de veces más. He aprendido, he cambiado mi material y he mejorado. La única manera de ser mejor comediante es presentándose con frecuencia y en Venezuela es muy difícil porque no hay espacios, no hay un circuito en el cual adentrarse, aquí eso se murió o se esta muriendo y gracias a esta exposición que me ha dado trabajar con José es que la gente esta empezando a entender quién soy yo y por qué lo hago. Nos complementamos, José ha sido como mi sensei y todo lo que es este negocio lo aprendí con él. Ha sido una experiencia inolvidable y esta oportunidad que me dio se la voy a deber el resto de mi vida.

¿Cuál ha sido tu mejor experiencia en tarima?
La primera vez que fui a Barquisimeto me recibieron con gritos y aplausos y una euforia que no me permitió hablar como por 20 segundos, cosa que nunca en mi vida me voy a esperar, no es que no me lo esperaba en ese momento es que no me lo espero nunca y siempre me sorprende. Me intimida que la gente grite y no te deje hablar, no me acostumbro y no me voy a acostumbrar, me parece una cosa increíble.
Fuera de tarima lo mejor que me ha pasado es con una rutina de Melamed, muy cliché, todo el mundo la hace, pero esta generó un ruido particular en un grupo de Facebook donde la gente se molestó mucho, y eso hizo que el señor Melamed me llamara por teléfono. Esto fue para mí muy divertido porque yo nunca le voy a pedir disculpas a nadie por nada que yo diga, yo lo voy a asumir y ya y él nunca pretendió eso. Él es mucho más inteligente de lo que la gente percibe y ese es el mensaje último de la comedia para mí.
La gente que lo intenta proteger termina siendo protegida por Melamed que supuestamente es un tipo con discapacidad. Su inteligencia es mucho mayor a la de sus logros. La gente al tratar de protegerlo se dan cuenta que están siendo ignorantes y lo están discriminando. Es el tema de las minorías, no puedes dejar de hablar de ellas porque las haces invisibles.

Tendencia_Entrevista_Ignacio_Nacho_Redondo_2016_4

GUTIERRREZ, Ana

¿Qué te inspira a hacer comedia en Venezuela?
La situación-país me da mucha gasolina de una forma extraña porque trato de no hacer chistes de política. Mi reto es tratar de hacer reír a la gente con cosas mundanas, con las estupideces del gimnasio, con un personaje como Melamed, con un aeropuerto y darle una vuelta. En mi caso no me gusta tocar el tema de política porque a mi juicio es muy fácil hacer reír a la gente imitando a Maduro. Hay mucha gente que lo hace muy bien y es buena pero hay gente que lo agarra como un recurso sencillo. A mí me gusta irme por la carretera vieja y ver qué puedo sacar de otro lado, entonces me inspira mucho porque es tan fácil, está todo allí para agarrarlo. Hablar de cosas que generen conversación es lo que más me apasiona de lo que hago, aunque no se rían -cosa que ya casi no pasa-, pero que salgan del show un poquito freakeados.

¿A qué le debes tu éxito?
A que trabajo como un asqueroso desgraciado, soy un workaholic, y a que realmente soy talentoso, si no fuera talentoso no pasara. Pero no importa qué tanto talento tengas si no te desmadras de trabajo.
Yo decidí que mi vida iba a ser de una manera y lo asumí. Me costó. Me cuesta, me frustro, estoy atormentado las 24 horas del día. Quiero hacer más cosas de las que hago, pero la única manera es trabajar, trabajar y trabajar y entender que tiene sacrificios.
Ninguna mujer me aguanta porque no tengo vacaciones, no tengo fines de semana, no me gusta salir porque estoy cansado. Estoy constantemente hablando y pensando en qué puedo inventar, qué puedo hacer, entonces ahí está uno de mis sacrificios, lo social. Yo no tengo vida social. No tengo acceso a novias por más absurdo que eso suene, hay momentos de momentos, en algún momento querré una familia pero ahorita mi trabajo es mi novia.

Tendencia_Entrevista_Ignacio_Nacho_Redondo_2016_5

GUTIERRREZ, Ana

¿A quién admiras?
A nivel internacional, mi persona número uno es Ricky Gervais, están también Louis C.K, Jerry Seinfeld y Chris Rock. A nivel de Venezuela en lo particular siempre voy a tener 3 personas muy distintas que representan momentos distintos de mi vida. Chataing es uno. Luis tiene la carrera que yo más quiero ambular, tiene la carrera que yo quiero tener. No es mi stand up favorito pero es mi comunicador favorito, y es mi comunicador a través del humor favorito. Que sea mi amigo es una cosa para mí absurda porque lo sigo desde muy chamo, trabajar con él fue una locura y para mí ha sido algo súper surreal.
El mejor stand up de Venezuela es Emilio Lovera. Probablemente el de Latinoamérica. Probablemente en español. Es un titán, y verlo hacer stand up es como ver a un Picasso. El tercero es José. José Rafael es el stand up más puro que conozco, es alguien que tuvo acceso al cable aproximadamente a los 25 años, él esta loco naturalmente, él es así y no está estimulado por nada.
Yo no. A mí siempre me ha gustado el stand up, desde muy chamo veía HBO y películas de Jim Carrey. Tengo mis inspiraciones e influencias que me moldean un poquito y de ahí me amarro. Yo de repente imito a Gervais en unas cosas, no es que me parezco, lo tomo. José Rafael no. Él no imita a nadie y lo hace demasiado auténtico y por eso, lo admiro muchísimo.

Después de hacer radio, escribir para televisión y presentarte con tu stand up, ¿hacía donde va tu carrera?
Hacer lo mismo, fracasar, volver a hacerlo, triunfar y así. Voy a repetir el patrón cada vez más profundo en cada uno de los rubros. Por suerte ahorita tengo un programa de radio que no sé si me merezco, me encanta mi equipo, mi horario. Es injusto incluso, me parece. Tengo 4 años haciendo radio y estoy haciendo radio con dos personas que tienen cerca de 15, estoy en una hora que es un privilegio, a nivel nacional. Me gustaría siempre pensar que no me lo merezco porque es gigante, y lo voy a asumir siempre así.
En stand up, eventualmente mi show propio, es lo que estoy comenzando a armar y en televisión igual algo propio.

Para más información sobre Nacho Redondo: Twitter | Instagram | Facebook 

Maracaibo. Gracias infintas. #NoQuieroShow

Una foto publicada por Nacho Redondo (@nachored) el