GRUPO TENDENCIA

Jorge Blanco, obras de optimismo

Jorge Blanco, obras de optimismo

http://www.tendencia.com/2015/jorge-blanco/

Jorge Blanco, obras de optimismo

Perfiles

30 noviembre, 2015
TENDENCIA_PERFIL_79_JORGE_BLANCO

BANKS, Bárbara

Usar el arte para estimular nuestros mejores sentimientos resaltando el lado positivo de la vida ha sido la principal característica de la obra de Jorge Blanco, uno de los más respetados escultores, diseñadores, ilustradores y humoristas gráficos de Venezuela.

Nacido el 21 de marzo de 1945 en Caracas, Jorge Antonio Blanco Ponce se interesó por el dibujo desde que tiene uso de razón y por las artes plásticas a los 12 años. Las formas geométricas y colores de la obra de Auguste Herbin, las impresionantes esculturas de Naum Gabo, la colorida imaginación ilustrada de Jean-Michel Folon, los hipnóticos móviles de Alexander Calder, el sentido del humor de Saul Steinberg y los vanguardistas penetrables tridimensionales de Jesús Soto —entre otros— fueron la chispa que encendió su carrera artística. “Lo que más me impresionó de todos estos maestros era su afán por la excelencia en la calidad de sus obras y la suma importancia que le dan al dominio de la técnica”.

A los 24 años decide hacer del arte su medio de vida y en 1971 se gradúa del Instituto de Diseño Neumann de Caracas como diseñador industrial. A finales de esa década continúa su formación en la Academia de Bellas Artes de Roma, donde se involucra en el mundo de la caricatura colaborando para el periódico L’Opinione. Inspirado en el efervescente universo del cómic europeo, se animó a crear una historieta cómica y así dio vida a El Náufrago, uno de sus personajes ilustrados más recordados y por el cual muchos lo conocimos. “El Náufrago es la representación de un anhelo que en ciertas ocasiones todos sentimos: la total evasión, el deseo de abandonar absolutamente todo y refugiarnos en un dulce, tranquilo e imaginario lugar, sin otro compañero que la madre naturaleza y sin otra propiedad o riqueza que nuestras propias fantasías”.

Por 20 años fue pieza fundamental del Museo de los Niños en Caracas, espacio cultural y educativo en el que compartió con los más pequeños su visión del arte y del mundo: “Mi función como diseñador gráfico y director de arte de dicha institución era producir imágenes claras, alegres y convincentes que contribuyeran y apoyaran las explicaciones que da la ciencia y la técnica a muchos de los aspectos del mundo que nos rodea; explicaciones dirigidas especialmente a un público de corta edad”.

Hoy, enfocado en su faceta de escultor, recorre el mundo con sus figuras de aluminio, acero inoxidable y pintura. Con 19 de sus esculturas permanentemente exhibidas en diferentes ciudades de Estados Unidos y convencido de que una Venezuela más educada, justa y atendida en sus necesidades básicas verá el renacer de su cultura, apuesta por elevar nuestro espíritu a través de su obra: “La vida y el mundo está lleno de situaciones terriblemente monstruosas y profundamente tristes, pero también abundan cosas extremadamente hermosas y maravillosas. Dada la brevedad de la existencia, he decidido dedicar mi energía a la cara sonriente de la vida”.

Redes sociales: Twitter