GRUPO TENDENCIA

Decidí quedarme

Decidí quedarme

http://www.tendencia.com/2015/decidi-quedarme/

Decidí quedarme

Revista

No es patriotismo exacerbado, tampoco es la opción que les tocó. Ellos decidieron quedarse en Venezuela y tienen sus porqués.

30 julio, 2015

Lejos de que su argumento se convierta en un tratado nacional, Luis Carlos Díaz, autor del blog Periodismo de Paz, y Arianna Arteaga Quintero, periodista y autora de la web Viajar al Aire Libre, sostienen que tanto irse como quedarse en Venezuela son opciones totalmente válidas y personales. Su intención no es persuadir a nadie, solo sostienen que para ellos en esta partida todavía quedan oportunidades.

La ola de emigrantes venezolanos activa alarmas en distintos gremios profesionales: médicos, ingenieros y catedráticos son las vacantes más recurrentes. Sin embargo, tal como explica Díaz, un país nunca para, váyase quien se vaya. “Este fenómeno de migración es nuevo para nosotros. Somos inmaduros en el tema, por eso surge el debate entre decidir si el que se fue es valiente o cobarde. Migrar es natural, es inherente a nuestra condición humana. Se migra porque se buscan mejores condiciones de vida. Juzgar a quienes se van es realmente absurdo. Somos el único país en Latinoamérica en recesión, tenemos la inflación más alta del mundo y somos el país con mayor escasez en la región. La gente tiene que tomar la decisión de irse o quedarse y debe hacerlo sin un arraigo de lucha o ética patriótica”.

luiscarlos77

CAMACHO, Alvaro

Si bien Díaz sabe cuáles son las limitaciones que hay en Venezuela, está convencido de que la situación actual es solo un proceso histórico. “Claro que hay formas de salir adelante acá y, por supuesto, aquellos que decidamos quedarnos podemos ayudar a reconstruir este país. No hay otra forma de hacerlo. Los problemas de la casa, se arreglan en la casa”.

Díaz se queda por razones muy puntuales y aclara que en ninguna de ellas figura creerse un héroe de la patria. “Me quedo porque sé de internet y las redes sí, pero ante todo, sé cómo funciona el tablero en este país. Mis conocimientos adquieren un valor adicional por conocer el contexto político y social de Venezuela. Además, la globalización me permite trabajar desde acá y en muchas otras partes del mundo. Me quedo porque personalmente creo que hay ciertas oportunidades que puedo seguir explorando”.

Arianna Arteaga, quien se confiesa una viajera de oficio y una amante de los rincones más insospechados de Venezuela, dice que la mayoría de sus amigos se han ido del país y no los juzga. Está consciente de todas las limitaciones y de cómo la calidad de vida ha menguado considerablemente. Sin embargo, afirma: “Siento un compromiso con este país. Mi carrera se ha basado un poco en lavar la cara de Venezuela. Mostrar nuestro lado bueno. Este país necesita que le den noticias buenas, que le digan que hay pequeños artesanos, que hay personas que tienen sus posaditas, que hay gente echándole pierna para que este país sea mejor. Tenemos un montón de desventajas, pero tenemos un gran potencial y yo creo en él. Yo no me siento una heroína nacional por quedarme, solo elegí hacerlo. Tampoco creo que quien se va es un traidor, al contrario, creo que ahora hay miles de embajadores venezolanos en todo el mundo y algún día muchos de ellos podrán compartir lo que aprendieron afuera con la generación que crezca acá”.

Caps-8705

BRICEÑO, Eleazar

Por último, la periodista dice: “No creo que exista una frase para decirle a alguien que se quede o que se vaya, esa es una decisión muy personal. Solo quisiera que todos recordemos que esto que estamos viviendo no define nuestro país y mucho menos nuestra identidad como venezolanos”.