GRUPO TENDENCIA

José Simón Escalona, cultivador de historias

José Simón Escalona, cultivador de historias

http://www.tendencia.com/2014/jose-simon-escalona/

José Simón Escalona, cultivador de historias

Perfiles

1 marzo, 2014

DONDYK+RIGA

Una trayectoria como la de José Simón Escalona difícilmente puede resumirse, especialmente cuando se conoce de la mano de su protagonista; y aunque tal vez solo sea producto de una personalidad más grande que la vida misma y dotes natos de histrionismo imposibles de matizar, a final de cuentas, no vale la pena recortar los que ya son más de cuarenta años de experiencia haciendo del entretenimiento un arte.

En la escuela que es el teatro, no hay límites en el aprendizaje, por ello, desde los 13 años, en el Grupo THEAOMAI en Caracas, José Simón pudo acercarse a la actuación, dramaturgia, dirección e incluso, al guionismo, en partes iguales; de esto, nace el innegable carácter multidisciplinario que lo describe como profesional, pues “pensar como escritor, productor y director al mismo tiempo, me da una visión muy personal de mi manera de expresarme”. En los siguientes años, recorrer el país junto a Carlos Giménez, fundar junto a él la Asamblea Nacional de Teatros Independientes y formar parte de la Asociación Venezolana de Profesionales del Teatro (AVEPROTE) así como del grupo de Educación de Adultos del Ministerio de Educación reafirmaron los nexos que lo ataban a las tablas. A mediados de los años 70, comenzó su trabajo con el Centro Audiovisual Nacional, realizando programas de corte educativo para el canal 5. “De ahí, el salto a RCTV fue casi inmediato”.

En su tiempo como pasante y aprendiz de José Ignacio Cabrujas, la escritura como expresión tomó forma; sin embargo, su fanatismo por la televisión poco lo limitó a la hora de buscar nuevos horizontes. Para 1974, al frente del Grupo Theja, la producción y adaptación de clásicos teatrales para públicos juveniles era una especialidad, y sus primeros pasos en el cine, de la mano de Román Chalbaud y César Bolívar, prendieron la mecha de un interés que años después resultaría en la película El hijo de mi marido, su ópera prima cinematográfica, que inauguró el género dramedy en el país.

Para el hombre que con fluidez ha transitado por el mundo del entretenimiento y la producción, puede parecer que no queda plataforma sin experimentar, mas las aspiraciones de José Simón en nada se acercan a reiniciar un camino, sino a mejorarlo; por lo que debatirse entre producir audiovisuales para las plataformas digitales y regresar a la simplicidad de las tablas y el diálogo es de esperarse. Aunque José Simón admite que mucho le falta para ser el hombre bueno que aspiraba cuando niño, al pensar en una forma de trascender, automáticamente piensa en devolverle en creaciones el favor a los géneros que lo vieron crecer, bajo la creencia de que “mientras más auténticos, seremos mas globales”. K.G.D.