GRUPO TENDENCIA

Jordiana Li Urdaneta, logros con sabor a merengue

Jordiana Li Urdaneta, logros con sabor a merengue

http://www.tendencia.com/2014/jordiana-li-urdaneta/

Jordiana Li Urdaneta, logros con sabor a merengue

Perfiles

1 julio, 2014
Dondyk+Riga

Dondyk+Riga

El interés de Jordiana por la pastelería nació cuando ayudaba a su tía con las recetas caseras. Era una niña, pero muy pronto entendería que esa sería su pasión. Fue a la universidad para estudiar Relaciones Industriales pero su vocación la llevó a alternar cuadernos con revistas sobre repostería.

Su inicio no siempre fue color rosa, hubo mucho ensayo y error. Intentaba perfeccionar técnicas y recetas por medio de libros y guías en internet. Después de intentos fallidos y un sinfín de materiales perdidos, logró conseguir su estilo único y vanguardista que le abrió las puertas en aquel entonces en diversas panaderías de Maracaibo.

Comenzó vendiendo enrollados y tortas, pero la demanda de sus pedidos crecía tanto como su amor por este arte. Por lo que ajustó su horario, cambió de turno su plan de estudio para dedicarle tiempo completo a las órdenes del día que esperaban para hornearse.

Pero sólo un par de años después le era imposible encontrar espacio para cada ingrediente en la despensa de su cocina. El caos que generaban los bultos de harina en los pasillos e incluso en el cuarto de su hija Miranda de seis años y Rodrigo de once, era señal de lo que venía.

De allí nace Merengue, una pastelería a base de productos frescos y de calidad, con un toque cien por ciento artesanal. Su nombre se debe a la insistencia en conquistar la fórmula secreta de su famoso merengue, el que tanto le costó perfeccionar.

El primer taller abrió sus puertas hace tres años junto a un equipo con buenas energías que fue escalando y conquistando el paladar de los zulianos, logrando protagonizar los más exquisitos eventos.

Hoy recoge los frutos de su constancia. Solo algunos meses inauguró su sede, un lugar acogedor y moderno, donde se pueden degustar desde una torta red velvet hasta los famosos macarons: “Poco antes de abrir la tienda debido a la situación del país y la escasez mucha gente me catalogaba como arriesgada. Pero yo confío en mi producto”.

Jordiana y su esposo Carlos Martínez, insistieron en Venezuela y han hecho de las redes sociales su aliado, hoy cuentan con más de doce mil seguidores en Instagram y una página web para ofrecer postres de diferentes sabores. Todo esto producto del esfuerzo y de la constancia de esta gran emprendedora. A.T.

Instagram