GRUPO TENDENCIA

Gustavo Filipo Martínez, vanguardista de la buena cocina

Gustavo Filipo Martínez, vanguardista de la buena cocina

http://www.tendencia.com/2014/gustavo-filipo-martinez/

Gustavo Filipo Martínez, vanguardista de la buena cocina

Perfiles

1 julio, 2014
Dondyk+Riga

Dondyk+Riga

La constante búsqueda de un oficio al que pudiera dedicarse con pasión llevó a Gustavo Filipo Martínez a encontrar en la gastronomía ese nicho ideal. Este profesional de la cocina, conocido como Filipo, nació en Barquisimeto hace veintiséis años y fue apenas una década atrás cuando dio sus primeros pasos en un mundo en el que hoy sus clientes disfrutan de las especialidades que prepara en el exclusivo restaurante Murano en Maracaibo.

De padre uruguayo y madre venezolana, contaba con dieciséis años cuando aprendió a apreciar el inagotable mundo de los sabores: “Estaba en Mérida, en casa de un tío entusiasta de la cocina, ayudándolo a elaborar sus platos y me di cuenta que eso me gustaba. Dos años después regresé a Barquisimeto y con un amigo comenzamos a experimentar con ingredientes, disfrutando cada vez más de la actividad; intentábamos hacer recetas que veíamos en televisión e inventábamos platos con lo que encontrábamos en casa”. Motivado por su nuevo interés decidió prepararse en el Centro de Estudios Gastronómicos La Cuisine en Barquisimeto, de donde egresó luego de dieciocho meses.

Finalizada su formación, el reconocido chef Enrique D’Lima lo invitó a hacer sus pasantías en Caracas, donde vivió trabajó en restaurantes de renombre y bajo la dirección de experimentados cocineros. Este periplo de casi cuatro años lo preparó para trabajar bajo presión a cambio de sabores únicos y la satisfacción del cliente.

Luego de ser jefe de cocina del Centro Médico Valentina Canabal en su ciudad natal, en 2012 fue llamado desde Maracaibo para formar parte del staff del restaurante Murano como chef director; desde allí despliega su dominio en cocina asiática, peruana, mediterránea e italiana sin olvidar lo aprendido en comida francesa, tailandesa, hindú, amazónica y, por supuesto, venezolana. Cuando puede disfruta recorrer el país con su novia y en un futuro desea fundar una posada donde ofrezca una oferta turística y gastronómica inolvidable. Con su éxito Filipo honra a los maestros que le dieron la oportunidad de ser cocinero: “Aprendí con expertos como el chef español Fernando Pérez Arellano, ganador de dos estrellas Michelin. Hoy sigo instruyéndome para ser mejor en mi oficio”. Fanático del fútbol del Barcelona y del Liverpool, sueña con honrar la memoria de su padre visitando los lugares donde creció en Uruguay, una promesa que espera cumplir mientras se consolida como una de las nuevas luminarias de la cocina venezolana. P. V.

Twitter