GRUPO TENDENCIA

Diana Rangel, el arte como transformador social

Diana Rangel, el arte como transformador social

http://www.tendencia.com/2014/diana-rangel-2/

Diana Rangel, el arte como transformador social

Perfiles

1 mayo, 2014
*CAMACHO*, Álvaro

CAMACHO, Álvaro

Motivada desde la infancia por su madre, una diseñadora gráfica quien le regaló una cámara a sus siete años y la educó visualmente para observar al mundo de una manera distinta, la psicóloga y fotógrafa Diana Rangel Lampe hoy se destaca por reflejar a través de imágenes las diferentes facetas del ser humano desde la perspectiva del campo psicológico.

La especial relación entre su lente fotográfico y su entorno le ha permitido conocer aspectos de su personalidad y estudiar la esencia de las personas: “Cuando tomo fotografías es por una necesidad propia, interna, de descubrirme a mí misma, de comenzar una investigación que me permita entender el mundo de una manera más clara. Luego, ese proceso lo comparto con otros y ese compartir es mucho más rico todavía porque uno aprende con reciprocidad de conciencias.”

Diana se formó como psicóloga clínica y luego como fotógrafa; siempre tuvo ambas carreras comunicadas entre sí y juntas le mostraron su potencial alcance social: “Comencé a entender al arte como un espacio de diálogo con el otro, más allá de una catarsis es una puerta al alma humana. Es de ahí que empiezo a trabajar con investigaciones que tomen al arte como transformador social, capaz de cambiar vidas por medio de la expresión, la verbalización”.

Recientemente publicó un estudio que llevó a cabo durante un año en el barrio La Dolorita de Petare, donde trabajó junto a siete jóvenes violentos catalogados como “malandros” por miembros de su comunidad. Recolectó testimonios de sus vivencias a través de entrevistas y fotografías tomadas por ellos mismos, registrando cada visita y relatando su experiencia en crónicas diarias: “Al final la mayor sorpresa fue observar cómo poco a poco el cambio social fue posible en la vida de estos muchachos quienes, a través de sus propias fotografías, entendieron que muchos aspectos de sus vidas podían ser diferentes, vieron otros caminos a seguir y los siguieron”. Su proyecto sirvió para darle voz a estos jóvenes, proponiendo métodos para enfrentar la violencia en una población a la que muy pocos se acercan con actitud de escucha.

Actualmente cursa un doctorado en Terapia de Artes Expresivas y Transformación Social en Suiza y en el futuro no descarta hacer una fundación que ayude de manera más directa a la gente de los barrios, abriendo espacios de diálogo a través del arte. Diana invita a sus colegas a buscar su nicho con un consejo: “Hagan un trabajo interior y descubran cuál es su relación con la fotografía. Luego empiecen a plasmarlo todo y gozarán un mundo haciéndolo”. P. V.

Twitter