GRUPO TENDENCIA

Pablo Martínez, irreverencia diseñada a la medida

Pablo Martínez, irreverencia diseñada a la medida

http://www.tendencia.com/2013/pablo-martinez/

Pablo Martínez, irreverencia diseñada a la medida

Perfiles

1 marzo, 2013

AGUERREVERE, Carolina

El presente de Pablo Martínez poco tiene que ver con su pasado como fundador y baterista de Caramelos de Cianuro. De hecho, su historial musical tampoco tenía mucho que ver con el papel que desempeñaba como profesor de Diseño e Ilustración del Instituto de Diseño de Caracas, pero esa experimentación artística dio paso a un proyecto que se desarrolló a paso lento pero seguro. Aunque pueda pasar desapercibida, este caraqueño acumula ya 20 años de trayectoria artística en el área del diseño y la ilustración, por la que se decantó después de crecer rodeado de los cuadros de su padre, un pintor de quien heredó óleos y pinceles como juguetes de infancia. Cuando tuvo que escoger, reemplazó los lienzos por una plataforma digital en la que perfeccionó un don que hoy por hoy lo tienen a la cabeza de Hot Chocolate Desing, una prolífera marca de zapatos y accesorios cuyo principal ingrediente es la irreverencia. “Todo comenzó cuando mi esposa y yo estábamos recién casados. Ambos trabajábamos en diferentes agencias de publicidad y constantemente comentábamos sobre el rechazo que tenían los clientes ante ideas innovadoras”. Fue esa necesidad de no seguir los moldes establecidos la que lo llevó junto a ella a diseñar zapatos, billeteras, bolsos y carteras para consumo personal, que sin saberlo, se fueron convirtiendo en su propia publicidad. Ocho años como marca establecida y ser su propio jefe le han dado la libertad que necesitaba para expandir su capacidad creativa hacia nuevos horizontes, como su trabajo como diseñador de Indeleble, el disco de Los Mesoneros, que fue reconocido recientemente de la mejor manera posible. “Estar nominado a los premios Latin Grammy fue un gran honor para mí. Tuve la oportunidad de mostrar mi trabajo a nivel internacional y lo valoraron nominándolo”. Quizá esa sea la clave de su éxito, esa curiosidad incesante que lo ha llevado a dedicarle un fragmento de su vida a cada pasión que se descubre. Por eso cuando no es diseñador, baterista, padre o esposo, se le puede encontrar en las ventas de garaje caraqueñas buscando nuevos objetos para su pequeño museo de artilugios de Stars Wars, Atari, View Master y empaques de alimentos venezolanos antiguos. Sobre el éxito tiene una visión muy clara: “Es el fruto que se disfruta después de hacer algo con mucho esfuerzo y perseverancia, de luchar por esa idea contra todo pronóstico”. Y en eso se ve enfocado en los próximos diez años con la expansión de su marca, para algún día poder terminar pintando cuadros en una playa sin nada más que la satisfacción de haber hecho lo que ha querido. M. G. V.