Instagram: La App que refrescó las redes sociales

Por Daniela Artigas


Ya sabemos que una fotografía significa capturar un recuerdo, un momento, lugar o persona preciada, pero este concepto quizá se haya modificado desde el año pasado cuando el mundo conoció la magia de Instagram.
Una aplicación para retocar y modelar el presente con una apariencia añeja y recordando el pasado. Esa es Instagram, proclamada como una de las start-up del año 2011 (título concedido a aquellas iniciativas con poco tiempo de vida en el mercado pero con posibilidades de crecimiento exponencial) que consiguió en año y medio 11 millones de seguidores, también fue nombrada como la aplicación del año por Apple.
Instagram nace en 2010 como una red social que diagnosticaron fracasaría porque ya en el mercado habían suficientes, sin embargo, uno de sus creadores y muy fiel a sus ideas, Kevin Systrom, aseguró que el éxito de la aplicación se daría porque era la primera red social que estaba basada en la fotografía como recurso primario para su muestra e intercambio.
Esta App (diminutivo usado en inglés para significar “aplicación”) básicamente le permite a los usuarios Apple transformar sus fotografías con distintos filtros para conseguir imágenes con una apariencia matizada en tonos sepias, azulados o desgastados, acompañado en la mayoría de los casos, por un marco blanco que rodea la imagen, todo esto es una simulación de las clásicas instantáneas de Polaroid y la Instamatic de la recién quebrada Kodak.
Si dicen que el 2011 será recordado como aquel en el que evocamos más al pasado y sus recuerdos, definitivamente Instagram sería la mejor manera de resumir en la 2.0 lo que ese año significó para sus usuarios.
A pesar de sólo ser una aplicación móvil y de estar disponible gratuitamente en iTunes para los últimos dispositivos móviles de la Apple (iPod Touch, iPhone e iPad), ya en diciembre de 2011 se adelantó una de las metas de Instagram para 2012: adaptar la aplicación a móviles con sistema Android; es cierto que hay algunas herramientas similares en las tiendas virtules de Android y Blackberry, sin embargo, no han conseguido el éxito de Instagram.
Fashion App
Se dice que la industria beneficiada con esta App ha sido la de la moda, miles de desfiles y modelos ya han sido fotografiados y retocados con los filtros, de hecho, durante la Fashion Week 2011 de Nueva York fue la herramienta más usada para documentar el front y backstage, sino, pregúntenle a Erika Bearman, la chica que lleva las relaciones públicas de Óscar de la Renta, que es una absoluta personalidad 2.0 gracias Instagram, Tumblr y Twitter.
No todo es divertido, hay que admitir que ha surgido una estela de pseudo-fotógrafos que interactúan al ritmo de sígueme/te sigo, like en forma de corazoncito y comentarios sobre estilo, uso de filtros y recomendación de herramientas complementarias que están en la red social por probar lo innovador, lo que está de moda. Son pocos los que recuerdan la emoción de “revelar” una instantánea y la asocian con Instagram, por ello, no es una red social más, es una vuelta al pasado sin detenerse en él.
Instagram no es sólo moda ni para la moda, es una aplicación que ofrece lo que tanto tiempo se esperaba de las compañías fotográficas, más que un aparato, una herramienta fácil de usar y que permitiera retocar y convertir imágenes en verdaderas piezas de arte.