GRUPO TENDENCIA

Sebastiana Barráez, cazadora de noticias

Sebastiana Barráez, cazadora de noticias

http://www.tendencia.com/2010/sebastiana-barraez/

Sebastiana Barráez, cazadora de noticias

Perfiles

1 marzo, 2010

DONDYK+RIGA

La fuente militar es una especie de caja negra de difícil acceso. No sólo en Venezuela sino en todo el mundo, cubrir –o en este caso “descubrir”– las noticias que generan las Fuerzas Armadas de una nación es sinónimo de riesgo. En el noventa y nueve por ciento de los casos, la información que se obtiene es secreta, clasificada, y quienes la proveen exigen anonimato. En pocas palabras, la responsabilidad de tan delicada noticia siempre recaerá en el periodista. En el país, Sebastiana Barráez tiene diez años ejerciendo esta labor y develando verdades incómodas desde su columna Sebastiana Sin Secretos en el Semanario Quinto Día, medio que se ha convertido en referencia del periodismo de investigación en el país y del que es además su jefe de información. Originaria de Rubio, ciudad fronteriza del estado Táchira, ganó experiencia en San Cristóbal, Apure y Barinas antes de partir a Caracas para encargarse del departamento de prensa de la Comisión de Finanzas del entonces Congreso: “Ser periodista es una profesión hermosa y terrible a la vez. Te permite hacer muchas cosas y destruir muchas otras. Es una profesión para vivirla con pasión, pero practicarla en Venezuela es aún más difícil por la división que hoy separa al país. El periodista no debe ser un protagonista, sino el que transmite lo que hacen los protagonistas de la historia y en Venezuela eso se tiende a tergiversar”. Desde la perspectiva privilegiada de un periodista ha observado el desarrollo de una década a la que describe como “la esperanza en el progreso” por las expectativas que marcaban su inicio en 2000. “Una vez que se eligió a un nuevo presidente quedó atrás todo lo que era una década de protesta y de mucha rebeldía, y se presumía que vendría un futuro distinto. Mientras que en el mundo, había la esperanza de que la década sería de progreso y en ambos casos ha resultado ser mucho más difícil, convulso y extremo de lo imaginado. Para los diez años que vienen, debemos volver a lo que en algún momento perdimos en Venezuela. Regresar a la búsqueda de principios, de valores morales, de respeto por el otro y por sus ideas, aunque no se compartan. En esencia, es eso. La belleza de un país está en su diversidad, en la diferencia de criterios, en el convivir en paz y en ello debemos enfocarnos para esta nueva década”. A.B.

Website | Twitter | Instagram