GRUPO TENDENCIA

Mayré Martinez, en la piel de una ídolo

Mayré Martinez, en la piel de una ídolo

http://www.tendencia.com/2010/mayre-martinez/

Mayré Martinez, en la piel de una ídolo

Perfiles

1 octubre, 2010
Perfil_Tendencia_53_Mayré_Martínez_1

DONDYK+RIGA

Sagitariana, espontánea, libre e independiente. Para Mayré Martínez sus fans, su academia y su método patentado para enseñar canto son sus mayores orgullos. Aprendió a cantar con tal precisión las pistas R&B y gospel de sus cantantes favoritos Stevie Wonder, Aretha Franklin, Ella Fitzgerald, Mariah Carey y Whitney Houston, que afirma con toda propiedad: “Creo que fui negra en la otra vida”. Y es que cuando talento hay de sobra, no es de extrañar que a los cuatro años ya se sospechara de su futuro. “Desde niña cantaba en todos lados y a mi mamá le llamó la atención mi actitud. Me inscribió en todo lo que podía, desde canto hasta teclado y flauta en el conservatorio de música. Ella era periodista de entretenimiento y se enteraba de los profesores del exterior que venían a impartir clases. Siempre me llevaba a las ruedas de prensa y así fui aprendiendo todo lo que podía”. Las puertas de la farándula se le abrieron a los quince años cuando el programa de televisión Cheverísimo necesitaba imitadores y Mayré entró en escena con las voces de Karina, Kiara y Shakira. Su voz robó la atención de productores de jingles y a los diecisiete años grabó tantos comerciales como consiguió hasta que la invitaron para cantar en los coros de Ricardo Montaner en su gira Es Así: “Una tiene épocas en que escucha sólo canciones de un artista, y para mí, en ese momento, era sólo Montaner. No podía parar de llorar, me decía: ‘primero tengo que superar el shock de estar aquí para poder hacer bien mi trabajo, pero lo logré. Éramos ocho, tres sopranos como yo, y esa fue mi primera experiencia en escenarios grandes con miles de personas. Tener esa oportunidad tan joven fue hermoso”. En locales nocturnos, centros Sambil y bodas de Caracas, Mayré ya era conocida por cantar junto al guitarrista Iván Weinreb cuando se presentó al concurso Fama, Sudor y Lágrimas: “Allí estuve por nueve meses e hice postgrado, licenciatura y doctorado de reality show. Ya estaba lista para irme y vi en Latin American Idol la oportunidad para hacerlo. Luego de hacer el casting, amanecí enviando e-mails para que votaran por mi”. Una vez adentro empezó la montaña rusa de emociones, cuya última parada fue la final ganada y el título de la primera ídolo latinoamericana. Ahora, Junto a Mi y La Reina de la Noche son sus cartas de presentación en este, su verdadero primer disco, con canciones escritas por ella: “Es súper femenino. Hay muy pocas compositoras en esta industria y éste álbum es como leer por fin una letra con la que se identifiquen las mujeres. Tiene fuerza, como su creadora”. A.B.

Website | Twitter | Instagram | Facebook