GRUPO TENDENCIA

María Alicia de Gabaldón, legado conmovedor

María Alicia de Gabaldón, legado conmovedor

http://www.tendencia.com/2008/maria-alicia-de-gabaldon/

María Alicia de Gabaldón, legado conmovedor

Perfiles

1 Mayo, 2008

DONDYK+RIGA

Dar continuidad al legado familiar es siempre un trabajo arduo pero pocas veces resulta tan gratificante como en el caso de María Alicia Parra de Gabaldón. De su mamá, Lula Pardi de Parra, no sólo heredó una simpatía inagotable por el trabajo social, sino además una institución sin fines de lucro que resta preocupaciones a las personas con discapacidades físicas. El Banco de Sillas de Ruedas del Zulia es la institución que desde hace ocho años dirige con una sonrisa en su rostro.

Los jueves son los preferidos de esta merideña, pues ese día atestigua junto con su equipo de Bandesir cómo pequeños, adultos y ancianos reciben sin costo alguno las sillas de ruedas, muletas y materiales ortopédicos que tanto necesitan: “Nunca imaginé lo gratificante que podía ser este trabajo hasta que estuve adentro. Es increíble cómo algo tan sencillo puede ser tan bonito. Cuando le entregas una silla a un niño con problemas motores o a un viejito que la necesita, se siente realmente un alivio”.

Al graduarse de bachillerato, María Alicia sabía que la universidad no podía satisfacer su vocación de trabajadora social. Por eso siguió los pasos de su mayor modelo a seguir, su madre: “Siempre me ha gustado ayudar a los demás. No se puede vivir la vida de fiesta en fiesta cuando hay tanta gente necesitando apoyo”.

Los años que trabajó en la Alcaldía de Maracaibo le abrieron aun más los ojos y le aclararon el camino a seguir: “Allí aprendí de todo, esa fue la mejor escuela porque llegaban miles de casos de gente necesitada”. Hoy, María Alicia está acompañada de un grupo que gustosamente trabaja ad honorem, y que inventa cada día nuevas formas de ampliar las bondades de Bandesir. La meta de asignar implementos ortopédicos ya fue superada; ahora sueña con abrir un centro de rehabilitación, que su mente ya tiene concebido: en una sola planta, con todas las comodidades para personas en silla de ruedas, ofreciendo un servicio completamente gratuito y con el aval de médicos dedicados, que atenderán a los pacientes durante el tiempo que lo necesiten. Y no cabe duda de que lo logrará. Con la bendición de esa imagen de la Virgen de Fátima que su mamá le regaló un día y que siempre ha velado por Bandesir desde su altar, alcanzará nuevamente la senda del éxito. – A.B.

Website | Twitter | Instagram | Facebook