GRUPO TENDENCIA

Faud Hussein, dueño de una antología

Faud Hussein, dueño de una antología

http://www.tendencia.com/2008/faud-hussein/

Faud Hussein, dueño de una antología

Perfiles

1 mayo, 2008

DONDYK+RIGA

Revivir el pasado es una tarea difícil y hasta imposible para algunos. Sin embargo, hay ciertos detalles que a más de uno pueden trasladarlo a una época recordada con cariño y hasta robarle suspiros. Para los fanáticos de la música disco de los ochenta, el rock de los noventa y el pop de finales de siglo Whisky Bar es entonces un baúl de los recuerdos. Lo es al menos para su dueño, Faud Hussein. El joven de treinta y tres años llegó de Caracas con una meta: hacer de Maracaibo una plaza duradera y exitosa en la cadena de sitios nocturnos Whisky Bar. Desde el primer momento no dudó que la ciudad recibiría a su música de antología con los brazos abiertos: “Desde que llegué me sentí en casa. Es una de las ciudades más bonitas de Venezuela con gente bastante rumbera, a la que le gusta mucho nuestro ambiente. Estoy seguro que si mantengo mi concepto estaremos aquí por muchos años más”.

Aunque arribó proveniente de la capital, Faud es oriundo de Guyana, de donde son sus padres. Su nombre y su familia es producto de una mezcla de razas, pues sus abuelos paternos son de la India y los maternos de Holanda. Desde los cuatro años partió a Trinidad y Tobago a estudiar inglés y a Venezuela llegó a los once años sin hablar nada de castellano. La diferencia de idioma poco le importó; Faud quedó prendado del país y de su gente. En Caracas incursionó en el mundo del servicio desde temprano. Mientras estudiaba para graduarse de T.S.U en Informática y Administración, su calidad de joven bilingüe le abrió las puertas de la hotelería, trabajando en la recepción del Eurobuilding y el Meliá Caracas. Años de experiencia y su primera experiencia como su propio jefe en un restaurante de sushi, lo acercaron al sueño de Whisky Bar como socio: “Es un trabajo que me encanta y disfruto. Todos los fines de semana vengo a mi local, brinco, bailo y recuerdo buenos momentos con esta música que influye en el estado de ánimo de cualquiera”.

Mientras el trabajo va viento en popa, la vida familiar es otro logro. Muy pronto en su casa serán tres. Su esposa, quien también lo ayuda en la administración del local, está en la dulce espera de una pequeña: “Por ironías de la vida, cada vez que mi mamá me preguntaba cuándo le daría un nieto siempre le respondía: ‘Soy apenas un muchacho, te los daré a la edad de Cristo’. ¡Vaya casualidad!, a mis treinta y tres años mi esposa dará a luz a mi primera hija”, reconoce Faud ansioso de celebrar su primer día del padre y guardar nuevos recuerdos. A.B.