GRUPO TENDENCIA

Augusto Esteva, criador de alto vuelo

Augusto Esteva, criador de alto vuelo

http://www.tendencia.com/2008/augusto-esteva/

Augusto Esteva, criador de alto vuelo

Perfiles

1 marzo, 2008

DONDYK+RIGA

Este personaje ha recorrido el mundo gracias al amor que profesa por lo que pasó de ser un hobby a un oficio. La ornitología llegó para Augusto Esteva como el legado de su padre, enamorado de los canarios. Él, creador de un imperio papelero y tipográfico, disfrutaba de la compañía de los animales, pero su hijo Augusto vio en un concurso de canarios una oportunidad en este mundo que también le era familiar, como estudiante de Agronomía: “En mi casa tenía un palomar muy grande; allí había hasta cachicamos”. Después de la primera experiencia en un concurso en el año 1978, Augusto dio la vuelta a Venezuela conociendo criadores y grabando sus técnicas.

Se especializó en Ornitología en la Universidad de Maryland, Estados Unidos, y en Puerto Rico. Y aunque es un industrial de la tipografía al frente de Tipografía Mundo, una parte importante de este negocio pertenece a su pasión, que son los pájaros. A principios de los noventa fundó Canarios Esteva, un aviario que ha llegado a albergar más de mil pájaros que disfrutan de los cuidados de un profesional que no ve pasar el tiempo entre canarios, agapornis y turpiales. Y lejos de ser un oficio de aislamiento, este criador ha servido por más de tres décadas como embajador de la cultura y el turismo venezolanos, en cada concurso anual al que asiste con más de ochenta pájaros: “Me di cuenta de que en estos concursos se hacen exposiciones de cada país participante, allí nació la idea de representar al país en un stand”.

Europa es cita obligada para quienes siguen esta particular actividad, y pese a que cada experiencia es enriquecedora por su multiculturalidad y el poder compartir con más de treinta mil aves, una de sus mayores satisfacciones es haber regresado consecutivamente con reconocimientos como criador. Lo ha logrado su exhaustiva labor tras un plumaje, patas y pico perfectos, y el canto orgulloso de un ave bien preparada. “La satisfacción que da un pájaro es tener la oportunidad de criarlo, reproducirlo y mejorarlo. El sueño de todo criador es obtener un pájaro para llevar a concurso, y ganar un premio. Todos me conocen por eso, cuando me ven, lo primero que me preguntan es cómo están mis pájaros”. E.R.