GRUPO TENDENCIA

Angelina Sardi y Christian Zabala, el yin yang de la salud

Angelina Sardi y Christian Zabala, el yin yang de la salud

http://www.tendencia.com/2008/angelina-sardi-y-christian-zabala/

Angelina Sardi y Christian Zabala, el yin yang de la salud

Perfiles

1 mayo, 2008

DONDYK+RIGA

En el feng shui el yin es la fuerza femenina mientras el yang es la masculina, ambas son complementarias y nunca contrarias. Lo que a una le falta la otro le complementa. Nada mejor puede describir la relación que une a Angelina Sardi y a Christian Zabala, una pareja de jóvenes entusiastas motivados por la salud y el bienestar de las personas a su alrededor. Son los personal trainers del momento y su dedicación les ha valido el reconocimiento en Maracaibo, gracias a su labor en el Vereda Gym Spa.

Durante trece años han compartido metas comunes, como graduarse, trabajar, casarse y formar una familia. Se conocieron en el Sardi Gym, el gimnasio del papá de Angelina, quien fuera fundador de la Federación de Fisicoculturismo y leyenda nacional del levantamiento de pesas. En ese entonces, Christian entrenaba para ser jugador de béisbol profesional, con tanto ahínco, que llegó a trabajar como suplente del entrenador. Hoy trabaja en equipo con Angelina y juntos invierten su día en orientar a sus clientes a sentirse bien con su cuerpo: “Uno se convierte en amigo, psicólogo y compañero de tus clientes. Los motivamos a venir al gimnasio y a cumplir las metas que se propusieron. Nos esforzamos para que ellos entiendan que están el entrenamiento es una herramienta para sentirse sanos y no sólo para verse bien”.

Años de ensayo y error les han enseñado lo que pueden lograr, como reconoce Angelina, una mamá de dos chicos que mantiene una figura sorprendente: “Me siento capaz de cambiar a quien sea y como sea que venga. Todos los días quiero demostrar lo que sé hacer y aprovechar la oportunidad de ayudar a la gente”. Tal confianza es la meta diaria que ambos se imponen, convencidos de que su trabajo es crear salud y la buena apariencia viene por añadidura. – A.B.