GRUPO TENDENCIA

Roberto Yepes Boscán, administrador de justicia

Roberto Yepes Boscán, administrador de justicia

http://www.tendencia.com/2007/roberto-yepes-boscan/

Roberto Yepes Boscán, administrador de justicia

Perfiles

1 marzo, 2007

DONDYK+RIGA

Después de treinta y cinco años la Corte Suprema de Justicia eligió como su Presidente a un zuliano; fue el año de 1994 el del nombramiento de Roberto Yepes Boscán. Una beca del Ministerio de Justicia le dio la oportunidad de profundizar sus conocimientos en Derecho en el área de Ciencias Criminológicas y Penales en la ciudad de Bruselas, Bélgica. El contacto con la majestuosidad y la equidad de las cortes belgas marcaron su vocación y definieron su carrera: a su regreso a Maracaibo, fue nombrado Juez de Primera Instancia en lo Penal, comenzando así una historia apegada a la justicia.

Posteriormente asumió el cargo de Director de Prisiones en la ciudad de Caracas donde, por espacio de dos años puso en práctica algunos proyectos como estudiante en torno a la atención al reo, creando la División de Asistencia Social Penitenciaria. En 1986 fue designado Magistrado de la Corte Suprema de Justicia en la Sala Penal, desempeñándose bajo los códigos que siempre han regido su labor; la imparcialidad y el sentido de justicia. Fue esta trayectoria la que determinó su ascenso como presidente del más alto organismo rector de justicia del país, y aunque fue una época de convulsión política y complejas situaciones, tras un año de certeras decisiones culminó una experiencia de valor incalculable: “Yo tuve vocación de juez, siempre me gustó administrar justicia”.

El doctor Roberto Yepes Boscán ha demostrado que su misión coincide con lo que más le gusta hacer, que sencillamente le es una cuestión natural: la de deliberar en casos donde sólo la justicia y un ojo con verdadero criterio pueden dar luz a la mejor sentencia. Actualmente preside el bufete Yepes Boscán, Llorens, Faiz y Asociados, aportando toda su experiencia y su amplitud de sentidos en materia penal, ésas que le han permitido estar en los puestos más altos y en los rincones más necesarios de justicia. E.R.