GRUPO TENDENCIA

Doris y Carla Soto, maestras en el arte de estrenar

Doris y Carla Soto, maestras en el arte de estrenar

http://www.tendencia.com/2006/doris-y-carla-soto/

Doris y Carla Soto, maestras en el arte de estrenar

Perfiles

1 mayo, 2006

DONDYK+RIGA

En tiempos de crisis no es una opción comprar un vestido nuevo para cada ocasión. Sin embargo, quienes deseen “estrenar” en cada fiesta pueden lograrlo con alternativas ingeniosas como la de la señora Doris de Soto, quien desde hace diez años viste a las niñas y damas de Maracaibo desde su selecta boutique Komo Nuevo: “Siempre fui la perfecta ama de casa, pero un día mi esposo me propuso la idea de montar una tienda de ropa. Se me ocurrió que además de venderla podíamos alquilarla. Al principio la gente se reía, pero para mí el negocio tenía mucho sentido. Sobre todo con los vestidos de gala, que son muy costosos y que por lo general se utilizan una sola vez”.

Doris estudió Diseño de Modas y aunque de que no confecciona los trajes de alquiler, es su ojo clínico el que determina los detalles para que cada vestido entalle a la perfección: “La pasión que siento por la costura me permite hacer el trabajo con amor. Además, he tenido la fortuna de contar con un personal que es como una gran familia”.

La gran aliada de esta empresaria es la diseñadora Miriam Rodríguez, quien elabora gran parte de los vestidos de la tiendas, pero el guardarropa de Komo Nuevo se complementa con las hermosas piezas que cuidosamente elige la señora Doris cuando viaja junto a su esposo y socio –en los negocios y en la vida– Raúl Soto.

Ciertamente, la boutique se ha vuelto el negocio familiar; el botón que lo prueba es que la hija de Doris, esta junto a ella al frente del atelier: “Desde que estudiaba en la universidad Carla comenzó a ayudarme en sus horas libres. Hoy es abogado, tiene un postgrado en Derecho Internacional Penal y aún sigue brindándome todo su apoyo”.

Diariamente, Doris y Carla brindan el mejor de los servicios en este creativo negocio que permite a su clientas lucir “como nuevas”, sin que ello signifique un atentado a la economía: “Tenemos clientas que han alquilado el traje de su comunión, de sus quince años y de su matrimonio. Hemos reído y llorado con ellas en los probadores, pues cada una tiene una historia diferente. Es muy gratificante poder ser parte de los grandes momentos de sus vidas”. C.W.

Twitter | Instagram | Facebook