GRUPO TENDENCIA

Dagoberto Bermúdez e hijos, familia unida por los sentidos

Dagoberto Bermúdez e hijos, familia unida por los sentidos

http://www.tendencia.com/2006/dagoberto-bermudez-e-hijos/

Dagoberto Bermúdez e hijos, familia unida por los sentidos

Perfiles

1 mayo, 2006

DONDYK+RIGA

Dagoberto Bermúdez se ha avocado al perfeccionamiento de la comunicación humana, por ello se convirtió en el primer foniatra en el Zulia, en cantante, y en tutor de sus hijos como complementos en su misión.

Viajó de Palmarejo a Maracaibo diariamente hasta obtener su título de Medicina de La Universidad del Zulia y, siguiendo su vocación, se trasladó a Caracas para especializarse en Foniatría en el Instituto de Audición y Lenguaje, culminando sus estudios en Buenos Aires y adquiriendo una íntegra formación en torno a cómo solventar los obstáculos presentes en el proceso de comunicación escrita y oral.

De nuevo en Venezuela en la década del setenta, junto a su esposa e hijos, comenzó una cruzada en nombre de su especialidad, ingresando como docente en la Facultad de Humanidades de Luz y haciendo posible la creación de la mención en Educación Especial. Con la misma iniciativa fundó el Servicio de Foniatría del Hospital Universitario y el Centro Médico de Audición y Lenguaje, como proyecto personal que hoy, convertido en la Unidad Educativa San Pioni, prepara entre primero y sexto grado a niños y jóvenes con dificultades de aprendizaje.

Es además centro de rehabilitación del lenguaje, a cargo de su hija María Chiquinquirá, técnico superior en Administración, enamorada hace más de una década de su labor como terapista del lenguaje. Especializado en Otorrinolaringología en Buenos Aires, Dagoberto hijo apostó a una formación no existente en Venezuela, como hiciera su padre, y regresó de Estados Unidos con una sub especialidad en ORL Infantil, siendo pionero en Maracaibo. Sea en su consulta en la Clínica Falcón o al frente de alguna cirugía, padre e hijo se complementan en pro del beneficio de sus pacientes, quienes en algunos casos son posteriormente tratados por María, completando un ciclo de emisores y receptores, cuya retroalimentación es la cura: “De joven le prometí a mi mamá tres cosas: un título de médico, un disco y un libro”, tres promesas cumplidas y engrandecidas con cinco hijos, dos de ellos complementos en su misión. E.R.